Disclosed: Changes in China’s High Seas Fishing patterns

Posted on Actualizado enn

Disclosed: Changes in China’s High Seas Fishing patterns

South Pacific vs. South Atlantic geopolitics

Original Article Published on November 26th 2022, from: https://seafood.media/fis/worldnews/worldnews.asp?l=e&country=0&special=&monthyear=&day=&id=120821&ndb=1&df=0

In 2020, a fleet of 300 industrial Chinese ‘jiggers’ fishing near Galapagos Is. reached worldwide news because of a fake picture taken in the  South Atlantic, since then, a few things changed, as a result of public outcry and a mixture of government diplomacy and saving face tactics.

Milko Schvartzman takes a close look at the Chinese squid fleet problem (Image: China Dialogue Ocean/Globalfishingwatch/MS/FIS)

For the ones who track the foreign fleets around South America, before Global FIshing Watch existed, the presence of a couple of hundred Chinese jiggers, fishing right at the border of the Galapagos wasn’t new: most of them came from the South Atlantic, and many already have records of Illegal fishing at the East side of South America.

On May 9th, 2001, Argentina Coastguard captured the first Chinese illegal fishing vessel inside Argentina EEZ(1), since then, the presence of Chinese poachers in the Southwest Atlantic has increased, together with the illegal fishing incursions.

China Fleet keeps 50 nm distance from EEZ – South Pacific 2022 – © GFW

Sixteen years later, at the Pacific Ocean side, on August 13th, 2017, Ecuadorian Navy boarded and detained the Chinese reefer, Fu Yuan yu Leng 999 when it sailed across the Galapagos Is. with a full load of endangered sharks and shark fins (2) , including hammerhead. The catch was fished by four Chinese tuna longliners on high seas (3).

More recently, on July 22nd, 2020, an Ecuadorian journalist based in the Galapagos Is. tweeted a picture of the jigger fleet that operates at the Southwest Atlantic, mentioning it was taken by an Ecuadorian fisherman near the Galapagos Is. (4). The original picture was taken by argentinean fishermen in April, same year. Even though it was fake information, the picture had some truth on it: at least 60% of the Chinese jigger fleet that operates near the Galapagos Is. came from the seas of Patagonia, besides the different size of both fleets, the image showed what the reality looked like near the emblematic Islands.

China flleet keeps 50 nm distance from Peru EEZ- © VIIRS-SNPP ESA

For 2018, the Chinese jigger fleet at the Pacific was completed, 300 industrial jiggers at full operation competing with artisanal fleets of Ecuador and Peru. It was thanks to the Ecuadorian journalist that tweeted that fake picture, the case became viral in Ecuador social media, then Press, and soon it became worldwide news.

Public concern drove into strong public pressure over the Ecuadorian Government, and Chinese. The first result of it was the Ecuadorian flagged oil tankers to stop filling the Chinese fishing armada fuel tanks.

China fleet keeps 50 nm distance from Peru EEZ – © GFW

One year after the news shaked off the world, in 2021, there was another effect in the water: the Chinese fleet showed a different behavior than past years, instead of fishing, literally, along the imaginary border line of the ‘Mile 200’ of the Galapagos EEZ, it followed the contour of the line, drawing a stripe of 50 nautical miles, about 90 kilometers wide. 

As soon as I recognize this, I mentioned that to different Pacific fishing experts, biologists, SPRFM representatives, and government officials: everyone rejected the possibility that the Chinese fleet keeping a ‘distance’ from the EEZ, all of them suggested it was because of biologic factors like the squid changing migratory patterns because of sea conditions, etc, etc.

In 2022, I have no doubts: the Chinese fishing fleet changed its behavior in the Southwest Pacific: it moved away from the Galapagos Is. following a path that, again, kept a minimum distance of 50 nm/90 km. But this wasn’t the only change I noticed, but another one: the fleet kept the same distance also when fishing along the Peruvian EEZ, something that didn’t happen in 2021.

China fleet keeps 50 nm distance from Galapagos EEZ – © GFW

At an official event at the National Congress, on July 13th 2022, Ecuador Foreign Affairs Ministry publicly mentioned that ‘It is very likely that current distance of the foreign fishing fleet from the EEZ obeys a political decision, as a result of the dialogues that have been maintained (5).

Taking into account that the actions taken by a fleet of 300 vessels under different ownership but under the same country flag kept being the same, the conclusion is that it has to be because of the same commandment, there is only one power who directs the fleet: the Chinese government.

Two plundering behaviors from the same actor

After two decades of persistent illegal fishing inside Argentina EEZ, the Chinese fleet hasn’t changed behavior other than increasing the number of vessels, increasing the extent of the season, increasing illegal incursions, and the hunting of marine mammals and other endangered species such as sharks, all worsening.

China fleet South Atlantic Zero distance from Argentina EEZ – © GFW

In less than one year, Ecuador administration achieved something that Argentina didn’t  in two decades, for a much worse situation with rampant illegal fishing, including Chinese vessels confronting the Argentina Coast Guard forces.

Argentina and Ecuador are both countries highly indebted with China (6) (7).

Milko Schvartzman / Marine Conservation and IUU fishing specialist | Environmental Policies Circle

Milko Schvartzman, experto en pesca ilegal en América Latina: “Los países miran para otro lado por presión de China o por afinidad ideológica”

Posted on Actualizado enn

Milko Schvartzman, experto en pesca ilegal en América Latina: “Los países miran para otro lado por presión de China o por afinidad ideológica”


El especialista en conservación marina, que ha seguido por más de 20 años a la flota pesquera del régimen que opera en Latinoamérica, conversó con Infobae sobre las ilegalidades que comenten estas embarcaciones y sobre el encubrimiento de los países de la región.


Por Yalilé Loaiza
17 de Septiembre de 2022
Desde Quito
Infobae

Las investigaciones de Milko Schvartzman revelan que hay países que encubren las malas prácticas de la flota pesquera china.

Desde hace más de 20 años, el argentino Milko Schvartzman estudia a la flota de pesqueros extranjeros, compuesta mayoritariamente por embarcaciones chinas, que cada año operan en los límites de las zonas económicas exclusivas de Argentina, Brasil, Ecuador, Perú y otros países de Latinoamérica.

Schvartzman es responsable del programa de conservación y pesca del Círculo de Políticas Ambientales. Fue miembro de la Campaña de Océanos de Greenpeace Internacional y ha colaborado en temas de pesca con numerosas organizaciones, entre ellas C4ADs, EJF, Global Fishing Watch, PEW Foundation, Oceana, e Interpol.

En conversación con Infobae, el experto detalla cómo los países de la región encubren y asisten a la flota pesquera china que, además de sustraer los recursos marítimos locales, opera con tripulaciones sometidas a prácticas de semi esclavitud.

– Has seguido la flota extranjera –mayoritariamente compuesta por barcos chinos– que pesca frente a varios países latinoamericanos, ¿qué patrones has podido identificar en las prácticas de estos pesqueros? ¿Apagar el sistema satelital de rastreo sería una de esas prácticas?

– No en todos los países el hecho de que las embarcaciones apaguen su sistema de rastreos satelital significa que ingresen a pescar ilegalmente. Es una realidad que cuando ingresan a pescar ilegalmente lo hacen con el sistema apagado, pero no significa que todas las embarcaciones que lo han apagado o lo mantienen apagado realicen pesca ilegal, no regulada o no reglamentada. Sin embargo, sí es un indicativo de falta de transparencia.

La flota china comenzó a operar aproximadamente hace 25 años enfrente de las costas de la Patagonia en Sudamérica. La primera vez que los guardacostas argentinos capturaron un barco chino realizando pesca ilegal en la zona económica exclusiva del mar argentino fue en el año 2001. Hace 21 años se capturó a la primera embarcación china realizando pesca ilegal en todo Sudamérica. Hoy 21 años después seguimos teniendo casos de incursiones de pesca ilegal de embarcaciones chinas. Por ejemplo, en el 2020 se capturaron dos embarcaciones chinas realizando pesca ilegal, una de esas pertenece al Estado chino.

La evolución de la flota China ha incrementado con el paso de los años. En el 2000 eran apenas un par de docenas de embarcaciones chinas, según algunas estimaciones con base en notas periodísticas, porque en ese momento no había un rastreo satelital. Hoy la flota es de más de 400 embarcaciones en el Atlántico Sur y 300 en el Pacífico Sur, esto sólo las exclusivas de pesca de calamar.

Gráfico del incremento de la presencia de embarcaciones pesqueras, mayoritariamente chinas, frente a las costas de los países latinoamericanos. (Cortesía de Milko Schvartzman).

– Pero ese incremento también se produce por la asistencia que recibe la flota china. Esta flota no puede operar ni tan lejos ni tanto tiempo, si no tuviera algún tipo de asistencia o de subsidios…

– Hay varias flotas de aguas distantes que operan en los alrededores de Sudamérica. La flota de China no es la única, sino que es la más masiva, por que existe una flota de Taiwán una flota de Corea del Sur y una flota de España, que son las principales flotas que operan en las aguas circundantes de Sudamérica y la mayor concentración se da en frente a la Patagonia con unas 550 a 600 embarcaciones. El mantenimiento de la flota china solo es redituable porque opera a través de tres subsidios: uno es el subsidio que le da el gobierno de China al combustible, a la construcción de embarcaciones, además de la asistencia de tecnología satelital y asistencia de información, de inteligencia para evitar los controles.

El segundo subsidio que les permite operar es a través del trabajo semi esclavo que es a través de tripulaciones de origen indonesio, filipino y africano las cuales sufren diversos tipos de abuso a bordo como carencias de alimentación. Esos tripulantes trabajan en en regímenes extenuantes que violan todos los estándares laborales que existen en el mundo. Eso causa mucha dolencia y muerte a bordo de estas embarcaciones. El tercer subsidio –como yo le llamo– es el subsidio relacionado con el incumplimiento de las normas de tipo ambiental, laboral o de seguridad de la navegación. Por ejemplo, que mantengan apagado el sistema de rastreo satelital, el hecho de que no tengan observadores a bordo, de que no cumplan con ninguna norma mínima de protección ambiental o de regulación pesquera.

El gobierno chino anunció que van a dejar de subsidiar a los pesqueros ilegales, es una obviedad y es bienvenido el anuncio, pero no significa ningún cambio en la realidad.

– Cuando se habla de la flota china muchas veces el tema de las violaciones a los Derechos Humanos y otros crímenes que están vinculados a estos barcos quedan un poco relegados porque se ha priorizado el debate sobre la conservación de los mares, pero tú has hecho revelaciones sorprendentes como que esta flota, cuando llega al Puerto de Montevideo, en Uruguay, desembarca tripulantes muertos. Cuéntame más sobre esto.

– En el año 2018 solicitamos al gobierno de Uruguay un informe detallado sobre todos los casos de de tripulantes accidentados y fallecidos que se descargaron en el puerto de Montevideo y el jefe, el prefecto Nacional Naval, el jefe Mayor de la Armada, nos negó los detalles de los casos, pero sí nos dieron un informe oficial.

En el informe se detalla que en menos de 5 años se habían descargado 53 tripulantes fallecidos. Esto es un promedio de un tripulante fallecido al mes en el puerto de Montevideo. He estudiado cada uno de estos casos, para conocer la causa del fallecimiento, qué embarcación fue la que lo trajo a puerto, si esa embarcación había tenido denuncias… Claramente hay una relación de estos casos y la flota China, aunque también hay casos de este tipo en los barcos de bandera taiwanesa y de bandera coreana, pero se da masivamente en la flota china. El porcentaje de casos de la flota china de tripulantes fallecidos descargados en el puerto de Montevideo es más del 60% del total.

Documento oficial del 2018 emitido por la Prefectura Naval de Uruguay con el detalle de los tripulantes fallecidos que fueron desembarcados por embarcaciones chinas en el Puerto de Montevideo. (Cortesía: Milko Schvartzman).

Hay tripulantes que han fallecido por inanición, que han sufrido diversos tipos de abusos a los derechos humanos, que han sido golpeados, que no han recibido alimentación, que no recibieron tratamiento médico o que el capitán se rehusó a traerlos a puerto o a pedir una evacuación aérea para que reciban atención médica.

Existen casos de tripulantes que han denunciado a la justicia de Uruguay y a la Fuerza Naval de Uruguay los abusos a bordo de estas embarcaciones. Han denunciado que han sido golpeados, encadenados y estas embarcaciones no han recibido ninguna sanción y han seguido operando a través del puerto de Montevideo. Incluso luego de estas denuncias, han descargado un segundo tripulante fallecido. Hay embarcaciones que han descargado hasta tres tripulantes fallecidos en el Puerto de Montevideo.

– ¿Por qué las autoridades uruguayas no hacen nada ante esas denuncias? ¿No tienen jurisdicción o les falta voluntad?

– Toda la actividad de la flota pesquera extranjera en el Puerto de Montevideo se encuentra encubierta por complicidad de las autoridades. No hay voluntad del gobierno de Uruguay en luchar contra la pesca ilegal o en contra de los abusos a los derechos humanos a bordo, sino que el Estado uruguayo se ve beneficiado por las actividades ilícitas de estas embarcaciones porque brinda servicios a embarcaciones denunciadas por abuso de derechos humanos, que han descargado y que han sido reincidentes en la muerte de sus tripulantes a bordo. Hay embarcaciones que han sido sentenciadas y sancionadas por pesca ilegal y que siguen operando desde el puerto, esto es algo que daña severamente la imagen del país y que denota la complicidad de las autoridades.

En el 2019, por ejemplo, el gobierno de Uruguay inspeccionó a 33 embarcaciones de aproximadamente 320 que operaron en el puerto. De ese 10% que fueron inspeccionadas, sólo una era de bandera china. Pese a que la mayoría son embarcaciones chinas, el gobierno de Uruguay inspeccionó una sola y ninguna embarcación fue sancionada. Yo he estado en el puerto y he visto que las inspecciones que hacen son preguntarle a los tripulantes qué tienen en la bodega sin siquiera subir a la embarcación.

Este problema se ha mantenido con la nueva administración. Incluso entre 2021 y 2022 incrementaron los casos de fallecidos descargados en el mi puerto. Lo que ha cambiado (por parte de las autoridades) es la forma de registrar la estadística y la falta de registro de estos casos demuestra que las autoridades de Uruguay están encubriendo esto.

Tripulantes de un pesquero chino que desembarcaron en el Puerto de Montevideo, en Uruguay.

– Hablando de la falta de voluntad política, hay expertos que aseguran que los países de la región prefieren dejar de sancionar a las embarcaciones chinas que pescan ilegalmente antes de arriesgar su relación con China, pues este país les otorga créditos o son socios comerciales. ¿Opinas que esto se relaciona con los excesos e ilegalidades a bordo?

– Los Estados de manera sistemática y algunos de sus funcionarios y áreas de los gobiernos, como la Cancillería Argentina, por ejemplo, suelen mirar para otro lado, porque China ejerce una presión sobre el país o simplemente porque tienen una afinidad ideológica con China. Es importante aclarar que ninguno de los países de la región es 100% responsable ni 100% víctima de la pesca ilegal. Todos tienen una responsabilidad, incluido Argentina o Brasil o Uruguay. Tenemos el caso de Uruguay con el Puerto de Montevideo, pero también tenemos el caso de la asistencia que brinda Panamá abanderando a los barcos reefers que apoyan a esta flota.

Por ejemplo, hay una responsabilidad importante de Argentina con los tripulantes de las embarcaciones de la Armada y la Prefectura que arriesgan su vida permanentemente para evitar la pesca ilegal, pero sus embarcaciones reciben intentos de ser embestidas por parte de la flota China, que se encuentra en gran mayoría en mayor ventaja y, en cambio, la Cancillería argentina permanentemente está cediendo ante las presiones chinas para no actuar y no buscar una solución al al problema del Atlántico Sur. Lo mismo ocurre con Perú. Ahora Ecuador está tomando la iniciativa y ha logrado que la flota China mantenga una distancia de más de 50 millas desde el borde de la zona económica exclusiva, o sea, Ecuador ha avanzado en un año más que Argentina en 20.

China puede ejercer toda la presión que quiera, pero los gobiernos de los países no pueden violar sus principios y sus normas, como su legislación o su propia constitución, o sea, en la Constitución de Uruguay hay un mandato a defender los derechos humanos, por ejemplo.

– Cuando analizamos el escenario de la flota extranjera nos damos cuenta que el problema no solo es que apaguen sus rastreadores, sino que hay múltiples delitos vinculados con la pesca ilegal y sobre todo que hay impunidad, ¿cómo se puede enfrentar esto?, porque parece que sin voluntad política no se puede hacer nada.

– El problema de la pesca ilegal, no reportada y no reglamentada tiene muchas dimensiones y facetas. Una son los impactos ambientales, que no solo se limitan a la sobrepesca, sino también a la captura de especies amenazadas, de mamíferos marinos, de aleteo de tiburón, también a la toneladas de residuos y aceites que vierten al mar sin ningún control. Después está la dimensión de los derechos humanos, todo el trabajo semi esclavo de esta flota, los impactos sobre la salud y la situación de estos tripulantes que es algo gravísimo. Después están los aspectos sociales y económicos sobre los países de la región, los cuales ven afectadas sus economías pesqueras porque esta flota opera sobre los mismos recursos sobre los que operan las flotas artesanales locales. Después está el aspecto geopolítico que tiene que ver con las relaciones entre los países y también con la ocupación de los espacios marítimos por la flota china.

Esto demuestra que es un problema, no sólo de dimensiones globales, sino al menos regionales y es un problema que debería ser abordado por los países de la región de manera coordinada. Debería existir un cuerpo, un organismo intergubernamental al menos sudamericano para encarar este problema de manera coordinada entre los países.

Elefante marino capturado por el barco chino Lu Qing Yuan Yu 206. Aunque buscan calamar o pota, los pesqueros chinos capturan especies vulnerables. (Foto: Milko Schvartzman).

– Los peces no conoce de límites y aunque la flota china busca pota o calamar, también se han capturado otras especies, muchas de esas en peligro de extinción, como sucedió con el caso del Fu Yuan Yu Leng 999 en el 2017 en Ecuador, donde en las bodegas del barco se encontraron incluso tiburones martillo. ¿Cómo la pesca no reportada y no reglamentada de estas embarcaciones afecta a las poblaciones marítimas?

– Las 300 embarcaciones que operan en el Pacífico Sur y la flota que opera en Atlántico Sur tienen un impacto terriblemente negativo sobre todo el ecosistema marino.

El calamar o pota es una de las especies más importantes de toda la cadena alimentaria del océano, o sea está en el centro de la cadena alimentaria de todo el ecosistema del Pacífico y del Atlántico Sur. Sabemos que hay un impacto muy grave por la masividad de las embarcaciones y la extensión de tiempo en el que operan, pero desconocemos la captura exacta porque estas embarcaciones no reportan a nadie, no hay ninguna forma de saber cuánto, ni cómo capturan. Entonces estamos con los ojos vendados, caminando sobre la cornisa y, en algún momento, va a ser muy probable que haya un colapso en el ecosistema. Estamos como jugando con fuego.

https://www.infobae.com/america/medio-ambiente/2022/09/17/milko-schvartzman-experto-en-pesca-ilegal-en-america-latina-los-paises-miran-para-otro-lado-por-presion-de-china-o-por-afinidad-ideologica/

Llegaron los piratas!

Posted on Actualizado enn

Llegaron los piratas!

Nuevamente arriban al Atlántico Sur los pesqueros furtivos.

Breve radiografía de la flota.

Otra vez se comienzan a concentrar los barcos que depredan el Atlántico Sur.

Son cuatro estados que subsidian a sus embarcaciones para que viajen a los caladeros más lejanos, que abundan en recursos ya explotados al máximo en el Hemisferio Norte.

Breve radiografía de la flota:

-Nacionalidad de los barcos: China, España, Corea del Sur y Taiwan.

-Porcentaje de embarcaciones según nacionalidad (variable por año): China 60% Corea del Sur 15% Taiwan 14% España 11%.

Barcos poteros chinos en Montevideo, Uruguay. © Milko Schvartzman

-Tripulaciones: Los capitanes y oficiales son de nacionalidad de la bandera del barco, el resto de la tripulación son indonesios, filipinos y en menor medida africanos. Los tripulantes son mal pagos, en muchos casos se les embargan sus posesiones y se les cobra como requisito antes de embarcarlos, en violación a las normas laborales internacionales, en muchos casos mueren por causas evitables, como ser un dolor de muelas, o por desnutrición, en los barcos chinos hay casos documentados de que trabajan encadenados con grilletes en los tobillos(1).

© Marine Traffica

Países que prestan apoyo a la flota furtiva:

Uruguay: Montevideo es el único puerto de Sudamérica que recibe flotas de embarcaciones pesqueras extranjeras, es indicado como el que más barcos involucrados en pesca ilegal abastece, y en el que la mayoría de las embarcaciones que recalan apagan sus transpondedores de posición(2). Asimismo Montevideo es reconocido mundialmente por encubrir los casos de abuso a los Derechos Humanos(3) a bordo de embarcaciones, llegando a descargar un tripulante muerto por mes entre 2013 y 2018 de acuerdo a datos oficiales.

En Uruguay las embarcaciones pesqueras extranjeras no pagan IVA, y las inspecciones en puerto rondan apenas el 10% de los casos, ante eventuales infracciones o violaciones a las leyes uruguayas no reciben ningún tipo de sanción. 

Las empresas que brindan la administración de los servicios logísticos y legales a la flota extranjera son de capitales extranjeros, y colaboran en la campaña a presidente de ambos partidos mayoritarios(4).

Panamá: La mayor parte de los barcos de apoyo, carga y reaprovisionamiento de la flota flamean la bandera de Panamá, a pesar de pertenecer a empresas chinas o europeas, barcos reefers panameños han transbordado la carga de barcos involucrados en pesca ilegal dentro del Mar Argentino. También dan apoyo a la flota china que opera en cercanías a las Galápagos y en el Pacífico Sudoriental(5).

Tipo de artes de pesca:

El 80% de la flota son barcos del tipo ‘potero’, su arte de pesca se utiliza exclusivamente en calamar. No respetan temporada ni tamaño de los ejemplares los que muchas veces no alcanzan la edad reproductiva, tiene baja captura incidental, pero puede incluir especies en peligro de extinción como albatros.

Un 15% son barcos arrastreros, utilizan grandes redes que arrastran a media agua o de fondo según las especies objetivo, suelen causar gran daño ambiental por la alta captura incidental que puede incluir delfines, tortugas marinas, lobos y elefantes marinos. Capturan merluza común, merluza de cola, abadejo, calamar, tiburones, rayas, elefantes marinos y otros mamíferos marinos, etc.

Elefante marino del Sur capturado por pesquero chino frente a la Patagonia Argentina, descargó en Montevideo, Uruguay.

Un 5% son barcos palangreros, utilizan líneas kilométricas de las cuales cuelgan anzuelos con carnada, es de las artes de pesca menos selectivas y más destructivas.
Capturan tiburones, atunes, y muchas especies de forma incidental, como ser delfines, pingüinos, tortugas marinas, etc.

© Global Fishing Watch / Milko Schvartzman

De donde vienen:

Una gran porción de los poteros chinos vienen desde el Pacífico Sudoriental, desde el borde de la ZEE de las Galápagos, Ecuador continental, Perú, y a veces el Norte de Chile, otras embarcaciones provienen de sus países de origen en Asia, o España, y otras permanecen años en el caladero, y se reparan y reaprovisionan en Montevideo, Uruguay.

(1) https://www.teledoce.com/telemundo/nacionales/cancilleria-denuncio-esclavitud-racismo-y-discriminacion/
(2) https://usa.oceana.org/press-releases/oceana-finds-hundreds-hidden-chinese-vessels-pillaging-waters-argentina/
(3) https://www.state.gov/reports/2021-trafficking-in-persons-report/uruguay/
(4) https://www.elpais.com.uy/informacion/politica/empresas-financiaron-campanas-electorales-gasto-dinero.html
(5) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6059759/

Reply to Oceans Asia article on the Chinese fishing fleet near Galápagos Is.

Posted on Actualizado enn

Reply to Oceans Asia article on the Chinese fishing fleet near Galápagos Is.

I welcomed the article about the large Chinese fleet at the border of the Galapagos Islands (Ecuador) EEZ, from our colleagues of Oceans Asia. I understand and value the intention to shed a light on the case, and provide correct information about some of the mistakes we have seen on the reporting of the issue, like the one referring it as a ‘shark targeting fleet’ which was wrong.

I agree with many of the concepts explained.

I also understand that the reason why there were many mistakes on the reporting was that this case was new for many media, and even for many marine conservation NGOs/activists, besides that, some tried wrongfully to align the case to their own interest, something at the end prejudice all.

However, I found some key aspects on the Oceans Asia article that were missed, unchecked, or could be boarded differently.

China fishing fleet at the border of Ecuador and Peru EEZs. © Global Fishing Watch.

Broadly the article focuses on the premise that ‘We are not saying that China is innocent’, but at the same time, it relativized the impacts and behaviours of the Chinese fleet and Government, and forget to mention some fundamental facts to understand why it is so outraging.

I will mention some of them, that I think that need to be pointed out, for not missing the ‘darker part’ of the picture, part of which was missed on the article, and that in my opinion, explains why there is such uproar on China fishing fleets.


Conservation Measures

In June, China announced a voluntary moratorium on fishing in key high seas areas during squid spawning seasons to enable squid populations to replenish. All Chinese ocean-going fishing vessels operating in the designated high seas areas are required to abide by the fishing moratorium or face serious repercussions. Punishment for violating the moratorium could include fines, imprisonment and a loss of government subsidies, without which fishing operations would be impossible. Confiscation of vessels is also a possibility.

From July 1 to September 30, the moratorium includes squid spawning grounds in the high seas of the Southwest Atlantic Ocean (32°S – 44°S, 48°W – 60°W), and a similar spawning grounds in the high seas of the East Pacific Ocean between (5°N-5°S, 110°W-95°W) from September 1 to November 30 each year.

This is right, Chinese Government have made an announcement past June, I studied the Resolution, and found that the closures are during the time while the Chinese fleet practically doesn’t operate in the area of the closures, both on the Pacific, and the Atlantic, so, there will be little to none effect in the water, I mentioned that past June on the China Dialogue article quoted by Oceans Asia:

’the closures will not change behaviour during the actual fishing seasons’, ‘neither the time nor place covered by the closed seasons’

Anyone can prove that just by watching the behaviour of the fleet at Global Fishing Watch, it doesn’t overlaps with the designated moratorium times, and zones. It is a spoofing announcement from China government, they say they will close the fishing at the South West Atlantic from July to September, while the fleet its operating at the Pacific, now. 
It can be interpreted as an insult to public opinion and common sense from China.

I also mentioned that it is a ‘good sign’ the China government announcement, but when looking at the behaviour of the fleet and China at international organizations (blocking almost any regulation or conservation effort), it is nothing more than Green Backlash.

Each year China has a self-imposed moratorium along its coastal waters known as the “Summer Fishing Moratorium” which is strictly enforced. The squid moratorium is the first time they have enforced such measures moratorium on their ‘Far Distance Fishing Fleet’ operating in international waters. Any visit to a coastal port in China during this time would show thousands of coastal fishing vessels tied up in port.

The moratorium was adopted by the Chinese government and applies to Chinese-flagged vessels (and companies), the question is: what other countries will be fishing in these zones when the Chinese vessels are not?

Answer: There use not to be other countries operating over squid in those zones during those periods, because there is no squid or because it use to be low season.
It is a mistake to made an assumption of a possibility taken from a wrong fact.
Also, there is a hint that if China stop a wrongdoing, some other will do. 

It seems to me this is another wrong way to face the issue, and that implicitly could take out responsibility on China government.

While Chinese fishing capabilities are considerable, and this moratorium will certainly have some positive impact on squid spawning, it does raise the potential for a tragedy of the commons to emerge – for vessels from other countries to continue to fish in these areas during squid spawning season. Because these areas are on the high seas and in remote waters, the potential for both illegal fishing on the part of Chinese vessels, and continued fishing on the part of vessels from other nations is possible.

As mentioned above it is quite speculative to say that it will ‘certainly’ have some positive impact.

It is also a mistake to assume that the potential of IUU fishing is the same for Chinese DWF fleet and the fleets of other nations, because the records shows it is not: http://iuufishingindex.net/ranking


‘We are not saying that China is innocent; far from it. However, it is important to focus on the facts: what is legal and what is not. China, like many nations, is aware of existence, scale, and impact of IUU fishing, and with the world’s largest fishing fleet they are a major contributor to IUU fishing. However, in evaluating individual cases, we must be careful stick with verifiable information. In this case, speculation and hyperbole appear to be driven in part by the ongoing China-US conflict.

Well, I think you are trying to say that China is like many nations, well it is not. 

I think the article is somehow minimizing China DWF fleet impacts, someone could say it is like some others, a few, like South Korea, Taiwan, Spain, that are the ones that got almost all the catch on high seas, but this is not a representative display, because almost all of the high seas catch is got by about 5% of the countries, mostly developed ones and because of destructive subsidies.

There aren’t South American, nor African vessels records of doing IUU fishing inside Chinas EEZ, the most behave quite different than China DWF fleet.

The outrage generated by China DWF in Latin America (Africa and other regions) is because of its own.

I think the hyperbole also could be the one at the article, giving the hint that high media coverage on the Chinese fleet at the border of the Galapagos, could be related with the US-China conflict. Could be, but it’s not the root.

Last April, a fleet of about 90 Chinese jigger vessels got fishing illegally into the Argentina EEZ, some of those vessels are the same that are now at the border of the Galapagos Is.

Chasing of Chinese IUU jiggers at the South Atlantic, 2018 © PNA.

Argentina Coastguard and Navy caught 2 of the Chinese vessels inside Argentina EEZ, (Lu Rong Yuan Yu 668, Hong Pu 16) one of them, with many other with IUU records in the recent past are now at the border of the Ecuadorian EEZ (like the Huali 8). 

The only reason the Chinese fleet isn’t doing IUU fishing inside Galapagos Is. EEZ, it is because Ecuador’s Navy have deployed vessels and airplanes to avoid that. Developing countries spend millions and risk the lives of their citizens fighting to prevent China DWF fleet to enter its EEZs.

Last 4 years there were IUU fishing incursions at the Argentina EEZ from Chinese jiggers, many are the same that are now at border of the Galapagos Is. EEZ. At many of the chasing’s, Argentina Coastguard had to shoot at the hull of the vessels because they runaway, or in some cases tried to ram the Argentina Coastguard vessel, as happened on 2016, 2018 (four Chinese jiggers attacking one Coastguard vessel) and 2020.

China fishing vessels use to land dead crew bodies at the port of Montevideo (http://oceanosanos.org/chinese-fishing-boats-continue-unloading-dead-bodies-in-the-port-of-montevideo%EF%BB%BF/), because Human Rights abuses and terrible labour and sanitary conditions on board. On 2014, 28 African crew escaped from a Chinese vessel because of beating and abuses on board, Uruguay Government investigation proven that the crew had worked with their ankles chained (https://www.teledoce.com/telemundo/nacionales/cancilleria-denuncio-esclavitud-racismo-y-discriminacion/).

Dead crew from a Chinese fishing vessel landed in a box at Montevideo Port, 2019.
http://oceanosanos.org/wp-content/uploads/2018/11/OS-Report-0003-.pdf

China government doesn’t sanction the vessels that incurs on illicit activities, instead, it rewards them with subsidizes, that jointly with slave labour makes their activities artificially profitable.

The facts are that China government encourages overfishing, Human Rights abuses and IUU.

https://www.globalslaveryindex.org/2018/findings/importing-risk/fishing/


This is the fleet that is pillaging our common goods, the high seas, and that right now its at the Galapagos Is. and all around the world, stealing fish from African local fishermen, sometimes in complicity with corrupted governments, and at the end of the year will go to the South West Atlantic again (not now when the fake moratorium is running), and as it does every year, many will turn off its AIS, and get into Argentina EEZ, its not the only flag that do this, there are just a few others, but it is the biggest, and probably the worst.

I also think that the last quote of the article is misplaced, racists is to abuse the basic Human Rights of Indonesian, Philippine and African crews til death: https://www.bbc.com/news/world-asia-52822943

There is responsibility from all the world community and governments, but the leverage with China and a small group of nations is contrasting.

I hope this changes soon, but for the moment those are some facts we shouldn’t forget.

Milko Schvartzman, August 2020.

La ruta de las flotas chinas pesqueras y sus antecedentes ilegales

Posted on Actualizado enn

La ruta de las flotas chinas pesqueras y sus antecedentes ilegales

  • Desde hace unos cuatro años la flota china repite un recorrido que va desde el Atlántico Sur, frente a Argentina, hasta las cercanías de Galápagos pasando por Chile y Perú.
  • El buque que fue perseguido por la Armada argentina por pescar ilegalmente en aguas de ese país, en abril de este año, se encuentra pescando en los límites de Galápagos.

A inicios de junio, una flota china compuesta por alrededor de 260 barcos, llegó hasta los límites de la zona económica exclusiva de Galápagos para pescar pota o calamar gigante (Dosidicus gigas). Durante dos meses, la flota ha bordeado esta zona desplazándose hacia el oeste en medio de la indignación que su presencia ha provocado entre ecuatorianos, científicos y conservacionistas del mundo.

La flota se encuentra en aguas internacionales y, según las autoridades ecuatorianas, ningún barco ha traspasado los límites marítimos del Ecuador. Es decir, hasta ahora no se ha detectado ninguna ilegalidad. Sin embargo, la preocupación es alta debido a que, según señalan científicos y analistas pesqueros, el volumen de pesca es tan alto que el recurso podría estar siendo sobreexplotado. Además, especies amenazadas de extinción podrían estar siendo capturadas por estos barcos. Pero no solo eso, dentro de esta flota hay embarcaciones con antecedentes de pesca ilegal, asegura Milko Schvartzman, especialista en conservación marina de la organización argentina Círculo de Políticas Ambientales y que ha estudiado durante años a esta flota.https://globalfishingwatch.org/map/workspace/udw-v2-a0c534c4-708f-41c6-a62c-f9b5f7718ccf?embedded=true

Desplazamiento de la flota china en los alrededores de la zona económica exclusiva de Galápagos.

Expertos aseguran que la presencia de estos barcos chinos no es un problema solo para el Ecuador, sino que alcanza a otros países de la región. Ellos recorren todos los años una ruta que va desde el Atlántico Sur, frente a Argentina, hasta el Pacífico Sur, en los límites de Galápagos, pasando por Chile y Perú. Así, al menos dos barcos que han sido sorprendidos pescando ilegalmente en aguas argentinas y que han sido perseguidos por la Armada de ese país se encuentran actualmente pescando al sur de Galápagos, confirmó el especialista de Círculo de Políticas Ambientales.

Lee más | Flota china frente a Galápagos: pescadores se unen para combatir la pesca ilegal del calamar gigante

La ruta de los barcos chinos

Entre diciembre y mayo, la polémica flota china pesca en el Atlántico Sur Occidental, frente a Argentina, otra variedad de calamar gigante, el Illex argentinus. Luego, entre mayo y julio, se traslada al Pacífico, pasando por el Estrecho de Magallanes, y comienza a operar desde el norte de Chile, bordeando la zona económica exclusiva de ese país, para seguir subiendo hacia el Perú en dirección a Galápagos y luego regresar.

“Hay años que arrancan un poco más al norte”, dice Schvartzman. Por ejemplo, “este año la flota ha arrancado la temporada más cerca de Perú que de Chile, pero han habido años en que la flota ha estado operando al borde de la zona económica exclusiva de Chile”, agrega el experto. Esas variaciones dependen del desplazamiento del calamar, asegura Max Bello, experto en política pública para la conservación de los océanos y miembro de la organización Mission Blue, creada por la reconocida oceanógrafa Sylvia Earle.

Barco chino HUALI8 con antecedentes de pesca ilegal. Foto: Marine Traffic

En opinión de Bello, la diferencia es que este año “se han acercado [los barcos] mucho más a la zona económica exclusiva y hace dos o tres años no teníamos el nivel de información satelital que tenemos hoy día”, agrega el conservacionista.

En efecto, las plataformas de visualización muestran que “estamos hablando de una flota gigantesca”, dice Luis Suárez, director de la ONG Conservación Internacional en Ecuador. Sin embargo, según precisa Bello, no es posible saber con exactitud cuántos barcos conforman la flota ya que “todos los números que conocemos no son reales ni oficiales y no tenemos una claridad real de cuánto están pescando”. Según explica, ello se debe a que estos barcos cambian constantemente de registro, apagan sus transmisores satelitales y no tienen observadores a bordo.

Los grandes volúmenes de pesca que estos barcos estarían capturando son la principal preocupación de los científicos. El biólogo marino Alex Hearn, Vicepresidente de la ONG Migramar, que se especializa en especies migratorias especialmente tiburones, explica que la sobrepesca del calamar gigante podría acarrear problemas ecológicos ya que distintas especies, algunas de ellas emblemáticas de Galápagos como el tiburón martillo (sphyrna lewini), se alimentan principalmente de él. Además, científicos temen que los barcos estén capturando especies amenazadas de extinción.

Tiburones martillo se congregan en las islas Wolf y Darwin de Galápagos. Foto: Pelayo Salinas de León

Quienes también están preocupados son los pescadores industriales y artesanales de los países de América del Sur que se dedican a pescar calamar, además de las empresas procesadoras de este recurso. Pascual Aguilera, Vocero de la Coordinadora Nacional de Jibieros de Chile, asegura que “son verdaderas ciudades, un cordón, una pared [de barcos]”, que se instalan a pescar en el límite de las 200 millas donde acaba la zona económica exclusiva o el mar territorial de cada país. Por eso, “vemos que cada vez el recurso es más escaso, tenemos que salir a buscarlo cada vez más lejos”, cuenta el pescador.

Además, Alfonso Miranda, presidente del Comité para el Manejo Sustentable del Calamar Gigante (Calamasur), agrega que la preocupación es mayor puesto que esta flota “tiene conductas ilegales, transgresoras dentro de nuestros dominios marítimos”, asegura.

De hecho, Schvartzman ha identificado que en la flota que actualmente se encuentra pescando frente al territorio de Galápagos, hay al menos dos barcos que tienen antecedentes de pesca ilegal y que han sido perseguidos por la Armada argentina, capturados y sancionados.

Armada de Argentina disparando a la proa del Hua Li 8. Foto: Armada de Argentina.

Uno de los barcos que conforman la enorme flota china al sur de Galápagos es el Hua Li 8. Fue un lunes 29 de febrero de 2016 cuando el buque fue detectado pescando ilegalmente 800 metros dentro del mar argentino. Ante el intento de ser detenido por el guardacostas, el Hua Li 8 se dio a la fuga hacia aguas internacionales sin siquiera responder a los disparos de advertencia que lanzó la marina.

Algunos días después, el 3 marzo de ese mismo año, el barco volvió a ingresar al territorio argentino. Esta vez iba rumbo al puerto de Montevideo. Argentina movilizó dos barcos Guardacostas y un helicóptero hacia la zona y comenzó una persecución cinematográfica que duró cinco horas. Sin embargo, el barco logró escapar, aunque dos meses después fue capturado por las Fuerzas Armadas de Indonesia.

Hoy, el Hua Li 8 se encuentra pescando en los límites de la zona económica exclusiva de Galápagos, según pudo confirmar Schvartzman a través del análisis de la plataforma Global Fishing Watch. El experto asegura que ese es solo un caso puesto que el Lu Rong Yuan Yu 668, que también fue perseguido por la Armada argentina en abril de este año por pescar ilegalmente, está también presente al sur de Galápagos.https://globalfishingwatch.org/map/workspace/udw-v2-14afaa28-4a77-41ad-83b7-5c6ae76e57aa?embedded=true

Recorrido del Hua Li 8, entre febrero y agosto 2020. Imagen: visualización en Global Fishing Watch.

Lee más | Flota china frente a Ecuador: gobierno anuncia nueva estrategia para proteger Islas Galápagos 

Un problema regional

“Esto es un problema regional y todos los países tienen responsabilidad. Ninguno es 100% víctima”, dice Schvartzman ya que dan apoyo logístico para que estas embarcaciones puedan operar.

En opinión del analista, “Argentina tiene responsabilidad porque no debería liberar a los barcos capturados”. Actualmente las embarcaciones infractoras son llevadas a puerto donde permanecen durante un tiempo y son castigadas con una multa. Sin embargo, “las sanciones meramente económicas no alcanzan para prevenir, desalentar y combatir la depredación y pesca ilegal”, señala un documento que la organización Círculo de Políticas Ambientales presentó ante el Congreso de ese país donde se está analizando justamente una propuesta de ley para endurecer las sanciones.

El buque guardacostas al momento de querer abordar al barco de bandera china. Foto: Prefectura Naval de Argentina.

Ecuador, por su parte, posee al menos un barco petrolero que abastece a las embarcaciones asiáticas. Así lo demostró la Armada del Ecuador cuando detectó, el año pasado, al buque María del Carmen IV, de bandera ecuatoriana, surtiendo decombustible a la flota china mientras ésta se encontraba, al igual que este año, pescando frente a la zona económica exclusiva de Galápagos. La empresa propietaria del barco, Oceanbat S.A, aseguró en un comunicado, dirigido al diario el Telégrafo, que las actividades se realizaron con todos los permisos debidos.

Además, los análisis de Schvartzman demuestran que Panamá tiene barcos nodriza o reefers que reciben en altamar la pesca que realizan las embarcaciones asiáticas para llevarla luego a puertos de Perú y principalmente al puerto de Montevideo en Uruguay.

Buque banquero de combustible María del Carmen IV proporcionando combustible a buque chino en 2019. Foto: Armada de Ecuador

El experto precisa que “no significa necesariamente que el barco chino que le pasó la pesca al reefer panameño haya hecho pesca ilegal”. Sin embargo, agrega que una de las razones por las que se realizan transbordos en altamar es para blanquear la pesca. “Los reefers reciben carga de muchos pesqueros compuesta por diferentes especies que fueron capturadas en diferentes lugares. Se mezcla eso en la bodega [tanto la pesca capturada legal como ilegalmente] y nadie puede saber luego a qué barco pertenece la carga que viene en el reefer”, explica Schvartzman. De hecho, según la FAO, el transbordo es la mayor causa de pesca ilegal, no declarada o no reglamentada.

Flor Torrijos, directora de la Autoridad de Recursos Acuáticos de Panamá, aseguró a Mongabay Latam que todos los barcos de carga de bandera panameña tienen que tener un observador a bordo. “Es un mandato de la CIAT [Comisión Interamericana del Atún Tropical] y de Panamá que todos los barcos que prestan apoyo a los barcos de cerco tienen que tener un observador a bordo” y agregó que existe “bastante control y vigilancia sobre las embarcaciones panameñas en cualquier parte del mundo y ahora en especial sobre esta área [en los alrededores de la zona económica exclusiva de Galápagos]”.

Reefer de bandera panameña recibe la carga del barco chino Zhongyuanyu11.

Schvartzman señala que “es importante que los países de América Latina conformen un bloque de lucha contra la pesca ilegal y parte de eso es evitar que se colabore con esta flota”, en alusión a los servicios de puerto, transbordos y abastecimiento de combustible.

El presidente del Ecuador, Lenín Moreno, anunció la conformación de un equipo de expertos para diseñar una estrategia de protección para las Islas Galápagos. También los actores del sector privado — tanto artesanales como industriales y empresas de procesamiento del calamar gigante de la región — suscribieron un acuerdo para exigir que se regulen y fiscalicen las flotas de aguas distantes.

Ante la presión, China anunció el jueves pasado una veda de pesca a sus barcos en las cercanías de la zona económica exclusiva de Galápagos, sin embargo, Max Bello advierte que “habría que estudiar si este cierre va a tener un efecto o no, porque puede ser que coincida con la época en la que ya no está el recurso en ese lugar y sencillamente van a mover la flota de lugar, pero eso parte de la acción normal de la pesquería”.

Imagen principal: Buques chinos en Puerto de Montevideo. Foto: Milko Schvartzman

Pesca ilegal y Covid19.

Posted on Actualizado enn

Mientras la pesca legítima a nivel global sufre una de sus peores crisis, la pesca furtiva no se detiene.

Publicado por FIS.com el 23 de abril de 2020.

Nunca antes el mundo se detuvo de esta manera,  prácticamente no hay actividad que no se haya frenado o desacelerado, con excepción de las requeridas para combatir la pandemia como el sistema sanitario, que se encuentran colapsados en muchos lugares del mundo. Sin embargo algunas pocas actividades, continúan como si nada hubiese ocurrido, tal es el caso de la pesca furtiva.

Comparativo actividad global 2019 vs 2020. Crédito: Global Fishing Watch

La pesca regulada, en general, fue afectada por dos frentes, por un lado por la caída del consumo de pescado lo que llevó a una caída de los precios a nivel global, y por otro debido a las restricciones que la cuarentena ha impuesto en la actividad para evitar la propagación del virus Covid-19.

Por citar el caso de Argentina, las Cámaras empresarias pesqueras estiman que la merma en exportaciones debido al Covid19 será de unos 500 millones de dólares en 2020.

En casi todas las áreas marinas jurisdiccionales, ríos y lagos, la pesca cayó abruptamente, sin embargo, en aguas internacionales, la pesca INDNR – Ilegal, No Declarada y No Regulada- se mantiene casi sin inmutarse.

Las flotas de China, España, Taiwán, Corea del Sur y Japón arrecian los mares sin pausa.

Sólo estos cinco países se llevan el 80% de la captura en alta mar, y el 64% de los ingresos globales.

Otro dato interesante es que estas flotas provenientes de países desarrollados del Hemisferio Norte, son bastante activas en el Hemisferio Sur, donde amenazan la supervivencia de comunidades pesqueras costeras en países en desarrollo del Hemisferio Sur en Latinoamérica, África y Sudeste Asiático.

Según publicaciones científicas y estudios económicos, sólo lo pueden hacer de manera masiva debido a tres tipos de subsidios que hacen posible una actividad insostenible ambiental ni económicamente:

  • Subsidios económicos directos e indirectos, de su estado de bandera, y exenciones impositivas en puertos de conveniencia o ‘puertos piratas’.
  • El subsidio de no tener que pagar salarios dignos a sus tripulantes, utilizando mano de obra esclava.
  • El subsidio de no tener ningún tipo de control ambiental, sanitario, ni de seguridad a la navegación; ‘costos’ que si debe afrontar cualquier tipo de industria pesquera legal.

Tripulantes esclavizados por flota china en hospital de Montevideo, Uruguay.


En el caso de los subsidios económicos de los estados, por ejemplo, China subsidia el combustible y equipos de navegación a cambio de exigir a su flota un tiempo mínimo de estancia en alta mar de , lo que tiene un impacto terrible en las poblaciones de peces ya que no respeta temporadas, tamaños, etc.; una carrera por quién depreda más.

La Unión Europea subsidia las ‘flotas de aguas distantes’ que causan estragos en el ambiente marino de Sudamérica o África, tal el caso de España y Portugal que no solo depredan, sino que también violan la soberanía de los estados realizando pesca ilegal, y aleteo de tiburones (prohibido por la UE), como ocurre en Sudamérica con los barcos de estos países.

Corea del Sur, Japón y Taiwán hacen lo mismo con sus flotas.

En la pesca global, los únicos que no pararon son los que están subsidiados, hacen depredación y utilizan mano de obra esclava.

La cifra global de los subsidios a la pesca destructiva e INDNR se estiman en mas de 20 mil millones de dólares.

Cabe como ejemplo el caso del barco coreano que realizó pesca ilegal en el Mar Argentino y fue capturado en 2019, el Oyang 77, está subsidiado con dinero del fondo de pensiones estatal de Corea del Sur: utilizando los aportes de los trabajadores, el estado coreano subsidia la pesca ilegal en Sudamérica.

Esta embarcación y su armador ya han sido sancionados en innumerables ocasiones por pesca ilegal, captura de especies amenazadas, y abuso a los Derechos Humanos, luego de ser sentenciados en Nueva Zelanda por estos crímenes, en 2014 se instalaron en Montevideo, Uruguay, en donde reciben apoyo logístico, exención impositiva y ningún control de lo que cargan o descargan.

Sin ir más lejos, y observando el borde de la Zona Económica Exclusiva de Argentina, la denominada milla 201, a mediados de abril, continúa una flota de más de 300 embarcaciones de pesca INDNR, como se puede observar en este video que muestra la densidad desde antes que la pandemia se iniciara.

Contabilizando el número de embarcaciones y comparándolo con la misma época en años anteriores demuestra que no ha disminuido la actividad de los denominados ‘piratas’ de la pesca en el Atlántico Sur.

Movimiento flota furtiva borde exterior ZEE Argentina Mzo-Abril 2020. Crédito: Global Fishing Watch

Otro caso en donde la pesca ilegal aprovecha la situación es en el Golfo de California, en México, donde el hábitat de la virtualmente extinta ‘vaquita marina’ -una marsopa o pequeño delfín del que se estima que prevalecen menos de 20 ejemplares- se ve asolado por la pesca ilegal de la totoaba, una especie endémica y también amenazada, por la que en China pagan mas de 2000 dólares por su vejiga natatoria. Luego de cinco años de presencia, la organización Sea Shepherd acaba de suspender sus patrullajes por la zona debido a la pandemia del Covid19.

Utilizando como referencia la información sobre la actividad pesquera global provista por Global Fishing Watch, y tomando arbitrariamente entre el 9 de marzo y el último día disponible, 9 de abril, se observa que la cantidad de embarcaciones pesqueras que han reportado posición al sistema es prácticamente la misma, con una variación, disminución, de la actividad de tan solo un 10,6%. 

Mas allá de los posibles errores de cálculo y estimaciones realizados por el algoritmo de GFW, es evidente que no ha habido una disminución sustancial del numero de embarcaciones pesqueras que reportan su posición a través del AIS.

Número de embarcaciones en actividad de pesca, reportando entre el 9 de marzo y el 9 abril:

2019   >>   10.225.507

2020   >>   9.142.485

Pesquero ilegal siendo escoltado por una fuerza Armada. (PNA)

Una de las razones por las que la pesca furtiva continúa casi inmutable es su posibilidad de permanecer en alta mar por largo tiempo, hay embarcaciones que permanecen en alta mar, sin tocar puerto, por mas de dos años, aprovechando la asistencia de los ‘reefers’ o barcos nodriza, los que proveen de combustible, alimento, cambio de tripulaciones y/o reciben la captura en sus cámaras frigoríficas. Estas operaciones en alta mar no tienen ningún tipo de control y hacen imposible cualquier tipo de trazabilidad de las capturas. 

De acuerdo a la Organización Mundial de la Alimentación (FAO) de las Naciones Unidas, los transbordos en alta mar pueden ser utilizados para la trata de personas, tráfico de drogas, armas y/o productos de especies protegidas o en extinción.

Un reciente estudio publicado en febrero de 2020 (Sumaila et al.), indica que la pesca INDNR genera una pérdida de entre 26 y 50 mil millones de dólares sobre el mercado legítimo.

Esto sin tener en cuenta los altos costos económicos y humanos para los países en desarrollo de mantener presencia y vigilancia en la milla 200, sin la cual, los barcos furtivos violarían de forma masiva su soberanía, como se ha registrado en el pasado.

Mientras el mercado genuino se desmorona y miles de trabajadores quedan en la calle, la pesca furtiva, subsidiada por sus estados, y ‘puertos de conveniencia’ depreda sin pausa y agrava la situación del sector en los países que más lo necesitan.

Actividad pesquera global últimos 12 meses. Crédito: Global Fishing Watch

Overfishing, illegal fishing and the collapse of the Atlantic

Posted on Actualizado enn

Overfishing, illegal fishing and the collapse of the Atlantic

The states that support the furtive fleet and the three subsidies that make it artificially viable.

© Milko Schvartzman

Ninety-seven per cent of the global fishing effort is carried out by developed countries, and 86 % falls into the hands of only five countries: China, Taiwan, Japan, South Korea, and Spain, according to an investigation published in Science Advances.

Four of these five countries make up the poaching fleet based on the edge of Argentina’s 200 mile. They also do it on mile 200 of Brazil and Uruguay, to a lesser extent, but with the same effects; these two states have not yet perceived it – if they actually want to perceive it.

© FIS.com

Peru and Colombia have perceived it, Ecuador is an accomplice like Uruguay, and thus is how the countries in our region manage the issue. To describe them in a simple classification:

Accomplices that support poaching fleets with a history of IUU fishing (Illegal, Unreported and Unregulated) and slavery on board: Uruguay, Ecuador, Peru.

IUU fishing victims: Argentina, Brazil, Chile, Colombia, Ecuador, Peru, Uruguay.

Some states have not demonstrated sufficient willingness to take care of their own resources, sovereignty or economy. It is difficult for them to do so for the interests of the rest of the South American countries or the marine environment in international waters, unless there is sufficient public pressure and knowledge of the subject.

Let us return to the four highly developed countries from the Northern Hemisphere  that plunder the seas, especially those around South America: China, Taiwan, South Korea and Spain – sponsored by the European Union.

The fleets of these countries are subsidized by their flag states and enslaved crews. The lowest operation cost is partly paid by the taxpayers of that country, and also by the health and death of thousands of people in countries in desperate social situation that suffer exploitation on board.

The third subsidy: the incentive to commit crime

But there is also a third incentive to these fleets, which is not taken into account. This incentive is «administrative» or related to the «lack of  control», by which the flag states encourage overfishing and IUU fishing, not controlling where or how they fish, forcing them to operate for a minimum period of days a year to be able to access the subsidy, sending fishing “permits” by email to the ship’s captain, for unlimited quantities of species whose status has not even been studied, not controlling the living conditions on board, labor contracts, etc, etc, etc. .

This third incentive could also be called the “incentive to commit crimes”, since it encourages their fleets to prey, enslave and violate the sovereignty of third countries, without receiving any penalty or restriction.

© Revista Puerto

For the European Union / Spain it is not contemplated that environmental destruction and illegal fishing is a crime. Each of their ships with a long history of sanctions for falsifying capture, conducting IUU fishing, among other illegal activities, continue to operate as if nothing had happened and are rewarded with new fishing permits, illegal and destructive. Just analyze the case of Playa de Pesmar Uno, caught for illegal fishing by the Argentine Naval Prefecture in 2018 and its long previous record.

In the case of the Chinese, Taiwanese and Koreans, slavery is not a crime and their ships are repeat offenders in unloading crew members killed in Montevideo due to the living conditions  on board, which we should call “conditions of death on board”.

Despite being obvious that these fleets could not operate financially and environmentally sustainably without these subsidies, this fact is demonstrated even mathematically, in a Science Advances report.

The fishing policy of these nations is simple and explicit: to prey on the oceans in a race to take the last fish.

It is difficult for anyone outside the fishing sector to understand that illegal and destructive industrial fishing in developed countries in Africa and South America is subsidized.

Part of the solution

A fundamental tool to end IUU and destructive fishing in the South Atlantic is the global prohibition of subsidies.

This prohibition is part of SDG 14, a commitment made by 193 heads of state, ratified at the 2015 UN Summit, which literally sets the deadline for the cessation of subsidies by 2020, and its implementation through the WTO.

The deadline has expired, if you consider that it should have entered into force this year.

The next WTO summit will be in June 2020 in Kazakhstan. It is necessary that the states of the region maintain a solid stance to end subsidies for illegal and destructive fishing, not only to prevent the collapse of high seas fisheries and protect regional coastal economies, but also for the consequent collapse of marine ecosystems and their even more devastating effects on the planet.

Author: Milko Schvartzman – Marine Conservation Specialist.
Circle of Environmental Policies / Revista Puerto

La sobrepesca, la pesca ilegal y el colapso del Atlántico Sur

Posted on Actualizado enn

La sobrepesca, la pesca ilegal y el colapso del Atlántico Sur

Los Estados que sostienen a la flota furtiva y los tres subsidios que la hacen artificialmente viable.

El 97% del esfuerzo pesquero global es realizado por países desarrollados, y el 86% cae en manos de solo cinco países: China, Taiwán, Japón, Corea del Sur, y España, según da cuenta una investigación de la publicación Science Advances.

Cuatro de estos cinco conforman la flota de pesca furtiva basada al borde de la milla 200 de Argentina. También lo hacen en la milla 200 de Brasil y Uruguay, en menor medida, pero con sus mismos efectos; estos dos estados no lo han percibido aún, si es que lo quisieran percibir.

Perú y Colombia lo han percibido, Ecuador es cómplice como Uruguay, y así se manejan los países de nuestra región. Para describirlos en una clasificación simple:

Cómplices que dan apoyo a flotas furtivas con antecedentes de pesca INDNR (Ilegal No Declarada y No Reglamentada) y esclavitud a bordo: Uruguay, Ecuador, Perú.

Víctimas de pesca INDNR: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Perú, Uruguay.

Algunos estados no han demostrado voluntad suficiente de cuidar sus propios recursos, soberanía ni economía. Es difícil que lo hagan por los intereses del resto de los países sudamericanos o el medioambiente marino en aguas internacionales, a menos que exista suficiente presión pública y conocimiento del tema.

Volvamos a los cuatro países altamente desarrollados y del Hemisferio Norte que saquean los mares, especialmente los que circundan a América del Sur: China; Taiwán; Corea del Sur y España, auspiciada por la Unión Europea.

Las flotas de estos países son subsidiadas por sus estados de bandera y por las tripulaciones esclavizadas. El menor costo de operación lo pagan por un lado los contribuyentes de ese país, y por otro, la salud y la muerte de miles de personas de países en situaciones sociales desesperantes que sufren explotación a bordo.

El tercer subsidio: el incentivo a delinquir

Pero existe también un tercer incentivo a estas flotas, que no es tenido en cuenta. Este incentivo es el “administrativo” o de “des-control”, por el cual los estados de bandera incentivan la sobrepesca y la pesca INDNR, no controlando dónde ni cómo pescan, obligando a operar durante un período mínimo de días al año para poder acceder al subsidio, enviando los “permisos” de pesca por email al capitán del barco, por cantidades ilimitadas de especies de las que ni siquiera estudian su situación, no controlando las condiciones de vida a bordo, los contratos laborales, etc, etc, etc.

Este tercer incentivo podría también llamarse el “incentivo a delinquir”, ya que el mismo incentiva a que sus flotas depreden, esclavicen y violen la soberanía de terceros países, sin por ello recibir sanción ni restricción alguna.

Para la Unión Europea/España no se contempla que la destrucción ambiental y la pesca ilegal sea un delito. Cada uno de sus barcos con largo historial de sanciones por falsificar captura, realizar pesca INDNR, entre otras actividades ilícitas, sigue operando como si nada hubiese ocurrido y son premiados con nuevos permisos de pesca, ilegal y destructiva. Basta solo con analizar el caso del Playa de Pesmar Uno, capturado por pesca ilegal por la Prefectura Naval Argentina en 2018 y su largo prontuario previo.

En el caso de los chinos, taiwaneses y coreanos la esclavitud no es un delito y sus barcos son reincidentes en descargar tripulantes muertos en Montevideo por las condiciones de vida a bordo, las que deberíamos llamar “condiciones de muerte a bordo”.

A pesar de ser una obviedad que estas flotas no podrían operar de manera económica y ambientalmente sostenible sin estos subsidios, este hecho está demostrado hasta matemáticamente, en un informe de Science Advances.

La política pesquera de estas naciones es simple y explícita: depredar los océanos en una carrera por llevarse hasta el último pez.

Es difícil que alguien ajeno al tema pesquero pueda comprender que la pesca industrial ilegal y destructiva de países desarrollados en África y Sudamérica es subsidiada.

Parte de la solución

Una herramienta fundamental para acabar con la pesca INDNR y destructiva en el Atlántico Sur es la prohibición global de los subsidios.

Esta prohibición es parte del ODS 14, un compromiso asumido por 193 jefes de Estado, ratificado en la Cumbre de la ONU de 2015, que literalmente pone como plazo para el cese de los subsidios al año 2020, y su instrumentación a través de la OMC.

El plazo ya venció, si se tiene en cuenta que debería haber entrado en vigor este año.

La próxima cumbre de la OMC será en junio de 2020 en Kazajstán. Es necesario que los estados de la región mantengan una sólida postura para terminar con los subsidios a la pesca ilegal y destructiva, no solo para evitar el colapso de las pesquerías en alta mar y proteger a las economías costeras regionales, sino por el consiguiente colapso de los ecosistemas marinos y sus efectos aún más devastadores sobre el planeta.

(*) Especialista en Conservación Marina . Círculo de Políticas Ambientales.

Fotos de Milko Schvartzman y Global Fishing Watch.

Link a nota original:
https://revistapuerto.com.ar/2020/02/la-sobrepesca-la-pesca-ilegal-y-el-colapso-del-atlantico-sur/

Pesca ilegal: acuerdo internacional crea fondo para países en desarrollo

Posted on

13/06/19

Pesca ilegal: acuerdo internacional crea fondo para países en desarrollo

Por: Lorena Guzmán Hormazábal

Uno de cada cinco pescados que se comercializan en el mundo provienen de la pesca ilegal, esto es, en promedio unas 26 millones de toneladas por año, lo que equivale a aproximadamente $23 mil millones de dólares. En América Latina, si bien no hay cifras exactas, se estima que anualmente llegan 900 barcos pesqueros ilegales provenientes en su mayoría de China, Taiwán, Corea del Sur, España y Portugal.  

A principio de mes (6 de junio), los representantes de los países firmantes de un acuerdo internacional puesto en marcha en 2016 —que busca frenar esta actividad— se reunieron en Santiago de Chile y anunciaron la creación de un fondo para que los países en desarrollo puedan implementar las medidas necesarias para hacer valer el acuerdo.  

El Acuerdo sobre las Medidas del Estado Rector del Puerto (AMERP), impulsado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y firmado, hasta ahora, por 60 países, busca disminuir la pesca ilegal fiscalizando a los barcos pesqueros que están fuera de la ley e impidiendo que descarguen en los puertos.  

La pesca ilegal no solo considera las capturas hechas en las zonas comerciales exclusivas, sino también en las zonas protegidas y con vedas, además de la captura no regulada o declarada.  

Ahora, en la segunda reunión del AMERP, los miembros aprobaron, entre otras medidas, la creación de un fondo para países en desarrollo puedan establecer un marco jurídico que permita poner en marcha el acuerdo. 

“Lo que hace falta es prevención. Hoy los barcos sancionados vuelven a pescar porque si bien hay una lista negra, es consensuada por los países”.

Milko Schvaltzman – Proyecto Oceanosanos

El fondo también busca facilitar la participación en reuniones y actividades relativas a la aplicación de medidas del acuerdo, capacitar recursos humanos, dar asistencia técnica a administradores portuarios, inspectores y personal encargado de la ejecución y los aspectos jurídicos.  

Noruega, informó en el plenario, aportará US$ 2,5 millones para la capacitación de los países del AMERB.


 Otra medida que se acordó fue la implementación de un cuestionario para determinar cómo se está implementando el acuerdo en cada país y cuáles son las brechas entre los miembros.  

Sobre este último punto hubo una gran discusión, asegura a SciDev.Net Alicia Gallardo, directora nacional del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura de Chile (Sernapesca) y presidenta de la reunión que se realizó en Santiago. “Costó que los países se pusieran de acuerdo, pero esta herramienta será fundamental para determinar cómo está funcionando el acuerdo”, agrega. Se espera tener los primeros resultados del cuestionario para la próximo reunión del AMERP en 2020.  

“Además, dado que Chile tiene experiencia con el uso del posicionamiento satelital, queremos liderar el proceso de intercambio de información electrónica y abogar por la transparencia”, dice la especialista. 

Pescados FAO
Crédito: FAO.

El objetivo es tener un sitio en línea, a modo de repositorio, donde se puedan encontrar los datos de todo el mundo y, entre otros, los barcos que realizan pesca ilegal. 

El intercambio de información es fundamental para la lucha contra la pesca ilegal, dice a SciDev.Net Milko Schvaltzman, especialista en conservación marina y coordinador del Proyecto Oceanosanos. “Lo que hace falta es prevención. Hoy los barcos sancionados vuelven a pescar porque si bien hay una lista negra, es consensuada por los países”, explica. En otras palabras, solo un voto basta para que una nave no quede fichada.  

Sobre las capturas realizadas por los barcos que operan anualmente de manera ilegal en la región, Schvaltzman lamenta que “las fuerzas armadas logran atrapar menos del 1 por ciento cada año”. 

Las mayor concentración de esta actividad se localizan al borde de la zona económica exclusiva de Argentina y Perú, en donde se pueden contar 500 barcos a la vez; pero también se observan decenas de embarcaciones en las fronteras marítimas de Brasil, Chile, Colombia y Uruguay, en menor medida, continúa el especialista.


 “Este acuerdo es muy importante porque abre la puerta para que más organismos sean parte del proceso de control”, dice a SciDev.Net Juan Carlos Riveros, director científico de Oceana Perú. Pero el problema, continúa, es la coordinación e implementación, sobre todo a nivel de países.

Han pasado casi tres años desde que Perú ratificó el acuerdo y todavía no lo implementa, y aún no hay fecha para ello, ejemplifica el especialista. “Si bien esto es negativo, en Perú tenemos un control bastante fuerte sobre todo lo que sale del país por el tráfico de drogas, lo que nos permite tener cierto registro sobre la pesca”, dice.  

Uruguay es otro ejemplo de la falta de implementación. “Fue uno de los primeros países en ratificar el acuerdo, pero aún no lo pone en práctica. Y es más, en 2017 Montevideo fue elegido como el segundo puerto del mundo para la descarga de pesca ilegal”, asegura Schvaltzman. 

En Latinoamérica, Chile, Costa Rica, Cuba, Bahamas, Dominica, Granada, Ecuador, Guyana, San Vincente y las Granadinas, y Panamá, además de los ya mencionados, han suscrito al acuerdo, mientras que Argentina y Brasil no. Pero estos últimos no reciben barcos pesqueros extranjeros en sus puertos, lo que reduce el riesgo de la pesca ilegal, aunque no todas sus consecuencias.  

La grandes flotas pesqueras llegan a Sudamérica en busca de recursos porque ya los agotaron en el hemisferio norte. “Por ejemplo, la flota china lo que más pesca es calamar gigante”, dice Schvaltzman. El problema es que aunque no lo haga en las zonas económicas exclusivas, igualmente afectan a las poblaciones.  

A ello se suman estadísticas imposibles de actualizar para conservar a las especies. “En el caso de Perú son muy limitadas porque de los 150 puntos de desembarque que tenemos, que van desde puertos reales hasta playas, menos de la mitad tienen registros reales”, agrega Riveros.

https://www.scidev.net/america-latina/agropecuaria/noticias/pesca-ilegal-acuerdo-internacional-crea-fondo-para-paises-en-desarrollo.html

Entrevista en vivo en TV de Uruguay del Proyecto Oceanosanos, que Coordino sobre Pesca Ilegal y abuso a los Derechos Humanos:

Posted on Actualizado enn

Entrevista en vivo en TV de Uruguay del Proyecto Oceanosanos, que Coordino sobre Pesca Ilegal y abuso a los Derechos Humanos:

Link a Video: shorturl.at/etS03

The Hell at Sea.

Posted on Actualizado enn

The Hell at Sea.

In a very small area of Ocean, in just 10 days there were four incidents that have taken lives and show the nightmare that is happening at the South Atlantic. 
It is a miracle that it didn’t get worst.

Case 1.
Illegal fishing vessel captured by Argentina Coast Guard. 


The Oyang77 (already with a long record of Human Rights abuses and IUU fishing) was caught while trawling inside Argentine EEZ. 

Oyang 77 about to be boarded by Argentina Coast Guard. ©PNA

The Korean vessel is being detained at port while investigation advances, its nets were already seized because of smaller holes than admissible, producing environmental harm, they were donated to sports associations to be used for goal nets.

The Oyang 75 and Oyang 77 were forfeited by New Zealand Govt because sexual and Human Rights abuses on board, overfishing, and fishing threatened species, like whale shark. 

After they got permission to operate until the end of trial, they came to operate from the Malvinas/Falklands until 2014, when the Korean owners found new home base at Montevideo Port.

Oyang 77 being boarded by Argentina Coast Guard. ©PNA

Case 2.
Collision of Spanish and Chinese unregulated fishing vessels at border of Argentina.

At about 2 AM, with perfect weather conditions a Spanish trawler and a Chinese jigger crached.
The Zhong Yuan Yu 11 got sunk, and the Spanish fleet at the area rescued all fishermen.

The Spanish Pesca Vaqueiro was operating with its AIS turned off since its departed from Malvinas/Falklands capital town, three weeks before the incident. Chinese jigger AIS was working at the moment of incident.

Pesca Vaqueiro back at Montevideo. © Rodrigo Dávila

One of main functions of the AIS is to avoid collisions at sea, its use is mandatory according to the SOLAS Convention for this size of fishing ships. 

Spanish fleet use to turn off the AIS to cover illicit operations like IUU fishing, on 2018 the Spanish trawler Playa Pesmar Uno was captured by Argentine Coast Guard while doing illegal fishing inside Argentina EEZ, it used to turn off its AIS, and when landed its catch at Uruguay, authorities found that didn’t declared it had patagonian toothfish on storage, and that didn’t had its required permit for fishing, required by the CCAMLR Convention.

Case 3.
Fire at Taiwanese jigger inside Falklands/Malvinas UK controlled zone.

The Jung Ron was abandoned at about 60 miles North of Malvinas capital, 5 missing crew.
Nationalities on board the Taiwanese jigger: 28 Indonesian, 17 Filipino, 9 Vietnamese, 5 Birmanese, 4 Taiwanese.

https://fis.com/fis/worldnews/worldnews.asp?monthyear=&day=12&id=101497&l=e&special=0&ndb=0

Slave working survivors were taken 900 miles North instead of 60 South to Malvinas/Falklands: 
‘We sell fishing licenses, but we don’t do any control and we don’t care about crew’ 

Falklands fishing licensing program is known for crew jumping out to freezing sea trying to escape slavery conditions aboard.

Slavery at Malvinas/Falklands licensing program has risen controversy since years ago.
Fire at the Jung Ron in Malvinas.

Case 4.
Montevideo Port received the landing of two dead bodies from Chinese and a Taiwanese jiggers.

2019 dead toll started with a rise compared with the past statistic of one dead body per month.
The Taiwanese Yun Mao No.168 is a regular dead body landings client for Uruguayan main Port:
http://oceanosanos.org/wp-content/uploads/2018/11/OS-Report-0003-.pdf

Si tiene un parche en el ojo y un loro en el hombro, es un pirata. El Acuerdo pesquero entre Argentina y España.

Posted on Actualizado enn

Si tiene un parche en el ojo y un loro en el hombro, es un pirata.
El Acuerdo pesquero entre Argentina y España.

Publicado en FIS.com – 2 de agosto de 2018

Durante la reunión de Ministros de Agricultura, Ganadería y Pesca del G20, realizada en Buenos Aires, los responsables de la cartera de Argentina y España firmaron un acuerdo en el cual se plantea la coordinación para la conservación, utilización sustentable, investigación, y  lucha contra la pesca Ilegal, No Declarada y No Reglamentada (INDNR), de los recursos del Atlántico Sur (1).

Este Acuerdo podría ser considerado razonable, de no ser porque dichos estados se encuentran separados por 10 mil kilómetros, en diferentes hemisferios, y el mismo trata sobre el destino de los recursos de uno de ellos.

En febrero pasado, la fuerza Guardacostas Argentina, la «Prefectura Naval», capturó pescando ilegalmente en el Mar Argentino al buque español Playa Pesmar Uno, luego de permanecer detenido un mes y pagar cerca de un millón de dólares entre la multa y otros costos, el mismo fue liberado (2).

2018020612112587735Una embarcación de la PNA escolta al pesquero ilegal Playa Pesmar Uno. (c) PNA

No es la primera vez que las fuerzas navales argentinas capturan un pesquero español pescando ilegalmente, ni tampoco la primera en que el Playa Pesmar Uno y su armador, Pesquerías Marinenses, han sido sancionados por pesca Ilegal, No Declarada y No Reglamentada, ya en 2015 esta embarcación había sido castigada en las Islas Malvinas, por falsificar su captura (3).

Fiel a su historial, luego de su liberación en marzo, el Playa Pesmar Uno, continuó con su periplo de irregularidades: a su regreso al Puerto base, en Montevideo, fue inspeccionado, y se detectó que habían falsificado la información sobre las especies capturadas, no declarando que contenía merluza negra en bodega, y que no disponía del ‘permiso’ que le suele proveer el Estado español, el mismo le fue preparado a medida, sin cuestionamientos, y enviado a las pocas horas.

Ante estos hechos, pareciera anecdótico también mencionar, que durante 2018 esta embarcación desconectó en innumerables ocasiones el AIS (Sistema Automático de Identificación), no vaya a ser que todo el mundo vea en su computador hogareño la pesca INDNR en vivo.

Otras embarcaciones de este mismo armador que fueron también sancionadas en otras latitudes: el Playa Pesmar Dos, el Playa de Galicia, y Playa de Tambo.

Evidentemente no existe voluntad de cambio del armador ni el país de pabellón.

España cuenta con 240 barcos de pesca distante, o sea desplazados en otros continentes, y es uno de los cinco países que capturan el 77% de la pesca global en aguas internacionales (4).

La flota pesquera española es la mas subsidiada de la Unión Europea, con mas de mil millones de dólares al año, éstos mismos subsidios son los que han hecho que la sobrecapacidad pesquera diezmase los caladeros europeos, y que actualmente permitiese a sus barcos navegar miles de kilómetros, al Hemisferio Sur, a depredar las costas de Africa o América del Sur.

Sumado a los subsidios directos que el estado español otorga a los empresarios pesqueros, se encuentran otros subsidios, mucho mas dañinos, como ser a través de la mano de obra barata, empleando tripulaciones africanas, indonesias o peruanas, por lo que han sido denunciados pública y judicialmente.

Los barcos españoles que faenan en el Atlántico Sur no llevan observadores a bordo, ni son inspeccionados por ningún organismo independiente. Los ‘permisos’ de pesca, los obtienen a través de un trámite exprés; y los detalles de la captura que realizan, los firma el capitán de la embarcación, algo así como dejar en manos de los japoneses el cuidado de las ballenas.

El tercer subsidio, lo paga el ecosistema marino, víctima de la sobrepesca y la contaminación de la flota furtiva.

Un reciente estudio científico firmado por tres universidades, y auspiciado por National Geographic revela que el 53 % de las operaciones de pesca que realizan las ‘flotas distantes’, como la española, no es rentable, y sólo es posible debido a los subsidios de sus estados de bandera, este porcentaje aumenta si se tiene en cuenta el trabajo semi-esclavo, que disminuye aún mas los costos (4).

Pesqueros espaniolesFlota pesquera española al borde de la ZEE Argentina. (c) Global Fishing Watch

Los buques españoles capturan las mismas especies que la flota pesquera del país sudamericano, ya sea en la milla 201, apenas fuera de la ZEE, o cuando lo hacen ilegalmente dentro de la ZEE, es el mismo ecosistema.

Sin embargo, es muy difícil para las industria pesquera de los países de la región poder competir en los mismos mercados con la española, ya que ésta es subsidiada por su Estado, emplea mano de obra precarizada, y no responde a ningún tipo de control sobre sus impactos en las especies o el medio ambiente marino.

El Atlántico Sur es un escenario regular de persecuciones a pesqueros extranjeros que ingresan ilegalmente al Mar Argentino, y los disparos de artillería son ya corrientes por parte de las fuerzas navales australes.

Unos 40 barcos españoles se encuentran apostados al borde de la línea imaginaria que marca la ZEE, listos para perseguir a la pota o la merluza ni bien aparezca la oportunidad de burlar la soberanía extranjera.

La pesca ilegal genera pérdidas millonarias a los países en desarrollo, como Argentina, no solo la pérdida de empleo y de mercados, sino también el alto costo de tener que desplazar permanentemente embarcaciones y aeronaves para controlar miles de kilómetros cuadrados de jurisdicción oceánica.


La pesca INDNR es señalada por la ONU como uno de los problemas
mas graves que afectan a los océanos, por ello entre los Objetivos del Desarrollo Sostenible, en el Nro. 14, sobre conservación marina, los Estados se han comprometido a terminar con la pesca INDNR y la pesca destructiva, prohibiendo los subsidios a la misma para el año 2020.


Un acuerdo equitativo, sería aquel en el que el los estados sudamericanos carguen el combustible de su flota pesquera, los envíen a pescar ilegalmente dentro del Mar Mediterráneo y, a su vez, participen de las decisiones de conservación que toma la Unión Europea.

Firmaría la UE un acuerdo de este tipo?

Milko Schvartzman
Especialista en Conservación Marina

Referencias:

(1)https://www.mapama.gob.es/es/prensa/ultimas-noticias/españa-y-argentina-firman-un-memorando-para-reforzar-la-colaboración-en-materia-pesquera-y-acu%C3%ADcola/tcm:30-468327

(2) https://elpais.com/internacional/2018/02/05/actualidad/1517808881_243000.html

(3)http://fis.com/fis/worldnews/worldnews.asp?monthyear=92015&day=30&id=79587&l=s&country=&special=&ndb=1&df=1.

(4) «The economics of fishing the high seas» http://advances.sciencemag.org/content/4/6/eaat2504

 

Asociándonos con los piratas.

Posted on Actualizado enn

Asociándonos con los Piratas.

Los antecedentes de la pesca española en el Atlántico Sur, y la firma de un Acuerdo pesquero entre Argentina y España.

Durante la reunión de Ministros de Agricultura, Ganadería y Pesca del G20, los responsables de la cartera de Argentina y España firmaron un acuerdo en el cual entre otras cosas colaboraran en temas pesqueros, como la lucha contra la pesca Ilegal, No Declarada y No Reglamentada (INDNR), y el estudio de los recursos del Atlántico Sur.
(https://www.infobae.com/campo/2018/07/28/argentina-y-espana-refuerzan-sus-lazos-historicos-con-un-acuerdo-sobre-pesca/)

Esto sería un hecho para celebrar, si España fuera un país limítrofe, y si no conociéramos el contexto y la temática.

En febrero pasado, la Prefectura Naval capturó pescando ilegalmente en el Mar Argentino al buque español Playa Pesmar Uno, luego de permanecer detenido un mes en Puerto Madryn y pagar cerca de un millón de dólares entre la multa y otros costos, el mismo fue liberado. (https://elpais.com/internacional/2018/02/05/actualidad/1517808881_243000.html)

No es la primera vez que la Prefectura captura un pesquero español pescando ilegalmente, ni tampoco la primera en que el Playa Pesmar Uno y su armador, Pesquerías Marinenses, han sido sancionados por pesca Ilegal, No Declarada y No Reglamentada, ya en 2015 esta misma embarcación había sido castigada en las Islas Malvinas, por falsificar su captura.

2018020612112587735Una embarcación de la PNA escolta al pesquero ilegal Playa Pesmar Uno.
(c) PNA

Fiel a su historial, luego de su liberación en marzo, el Playa Pesmar Uno, continuó con su periplo de irregularidades: a su regreso al Puerto de Montevideo, fue inspeccionado, y se detectó que habían falsificado la información sobre las especies capturadas, y que no disponía del ‘permiso’ que le suele proveer el Estado español, el mismo le fue preparado a medida, sin cuestionamientos, y enviado a las pocas horas.

Otras embarcaciones de este armador fueron también sancionadas en otras latitudes: el Playa Pesmar Dos, el Playa de Galicia, y Playa de Tambo.

España cuenta con 240 barcos de pesca distante, o sea desplazados en otros continentes, y es parte de los cinco países que capturan el 77% de la pesca global en aguas internacionales.

La flota pesquera española es la mas subsidiada de la Unión Europea, con mas de mil millones de dólares al año, casi el 50% de sus ingresos. Estos mismos subsidios son los que han hecho que la sobrecapacidad pesquera diezmase los caladeros europeos, y que actualmente se traslade miles de kilómetros, al Hemisferio Sur, a depredar las costas de Africa o América del Sur.

Sumado a los subsidios directos que el estado español otorga a los empresarios pesqueros, se encuentran otros subsidios, mucho mas dañinos, empleando tripulantes africanos, indonesios o peruanos, como mano de obra barata, por lo que han sido denunciados pública y judicialmente mas de una vez.

Los barcos españoles que faenan el Atlántico Sur no llevan observadores a bordo, ni son inspeccionados por ningún organismo independiente. Los ‘permisos’ de pesca, los obtienen de su gobierno, a través de un trámite exprés; y los detalles de la captura que realizan, los firma el capitán de la embarcación, algo así como dejar en manos de los japoneses el cuidado de las ballenas.

El tercer subsidio, lo paga el ecosistema marino, víctima de la sobrepesca y la contaminación de la flota furtiva.

Un reciente estudio científico firmado por tres universidades, y auspiciado por National Geographic revela que el 53 % de las operaciones de pesca que realizan las ‘flotas distantes’, como la española, no es rentable, y sólo es posible debido a los subsidios de sus estados de bandera, este porcentaje aumenta si se tiene en cuenta el trabajo semi-esclavo, que disminuye aún mas los costos («The economics of fishing the high seas»  http://advances.sciencemag.org/content/4/6/eaat2504).

Pesqueros espaniolesFlota pesquera española al borde de la ZEE Argentina.
(c) Global Fishing Watch

Los buques españoles capturan las mismas especies que la flota nacional, ya sea en la milla 201, o ilegalmente dentro del Mar Argentino. Sin embargo, es muy difícil para la industria pesquera nacional poder competir con la española, ya que ésta es subsidiada por su Estado, emplea mano de obra precarizada, y no responde a ningún tipo de control sobre sus impactos en las especies o el medio ambiente marino.

Todos los años se producen persecuciones a pesqueros extranjeros que ingresan ilegalmente al Mar Argentino, entre ellos los 40 españoles que esperan la oportunidad de violar la soberanía Argentina, apostados justo al borde de esa línea que marca las 200 millas de distancia a la costa.

Esta problemática de la pesca ilegal le genera a nuestro país gastos millonarios, no solo en perjuicios al empleo y la pesca local, sino también a las fuerzas de seguridad, que deben desplazar permanentemente embarcaciones y aeronaves para evitar que ingresen, poniendo en riesgo la vida de sus tripulaciones.


La pesca INDNR es señalada por la ONU como uno de los problemas mas graves que afectan a los océanos, por ello el Objetivos para el Desarrollo Sostenible Nro. 14, referido a la conservación marina compromete a los Estados a terminar con la pesca INDNR y la pesca destructiva, prohibiendo los subsidios a la misma para el año 2020.


Planteemosló de esta forma: que pasaría si el Estado argentino carga combustible a la flota pesquera nacional, la envía a pescar ilegalmente al Mar Mediterráneo, y además, le da lecciones a los europeos de como tienen que proteger sus recursos.

Firmar un acuerdo para luchar contra la pesca INDNR con un país que es responsable de pesca ilegal y depredación del Atlántico Sur, no es el mejor camino para integrarse al mundo.

 

Las flotas pesqueras de alta mar, de gran impacto ambiental, operan gracias a subsidios de un puñado de países

Posted on Actualizado enn

Las flotas pesqueras de alta mar, de gran impacto ambiental, operan gracias a subsidios de un puñado de países

Publicado por La Nación

https://www.lanacion.com.ar/2141441-las-flotas-pesqueras-de-alta-mar-de-gran-impacto-ambiental-operan-gracias-a-subsidios-de-un-punado-de-paises

Nora Bär – 6 de junio de 2018

2701653w1033-2

El último 5 de febrero, un guardacostas de la Prefectura capturó al pesquero español «Playa Pesmar Uno», un «arrastrero» que había lanzado sus redes dentro de la zona económica exclusiva argentina, en inmediaciones de Comodoro Rivadavia. En su bodega llevaba 337 toneladas de pescado (piezas frescas y procesadas de merluza, abadejo, calamar y raya), cuyo valor comercial alcanza una suma varias veces millonaria.

El incidente sería anecdótico, si no fuera porque cada vez son más los barcos que pescan justo en el límite del Mar Argentino en el Atlántico sur. Según Milko Schvartzman, especialista en conservación marina y coordinador de la ONG «Oceanosanos», en 2001 rondaban los 150, pero en los últimos años llegaron a avistarse hasta 600.

Un estudio que hoy se publica en la revista de libre acceso Science Advances, realizado por investigadores de la National Geographic Society, la Universidad de California en Santa Bárbara, Global Fishing Watch, el proyecto Sea Around Us (El mar que nos rodea), la Universidad de la Columbia Británica y la Universidad de Australia Occidental, estima por primera vez el enorme daño ambiental y económico que produce esta práctica, y analiza cuáles son los engranajes que la promueven. Según sus autores, la pesca «a distancia» es enormemente destructiva y solo resulta rentable por los subsidios de un puñado de estados.

Los investigadores calculan que se pesca durante casi 10 millones de horas todos los años en 132 kilómetros cuadrados (el 57 por ciento) de alta mar. Los centros de mayor actividad se encuentran cerca de la Argentina, Perú y Japón, y están dominados por flotas pesqueras chinas, taiwanesas y surcoreanas que se dedican a la pesca del calamar.

Mañana es el Día Mundial de los Océanos y la FAO lanzó un sitio web contra la pesca ilegal en América latina y el Caribe no declarada y no reglamentada. Según la organización internacional, esta actividad extrae millones de dólares de los bolsillos de los pescadores y empresas que sí cumplen con la ley. Además, destruye la biodiversidad marina y afecta a las economías nacionales.

«Gracias a Global Fishing Watch, que utiliza datos satelitales e inteligencia artificial para rastrear individualmente los barcos que pescan en alta mar, por primera vez pudimos calcular cuáles son los costos de combustible y de personal de esta práctica, y cuál es su beneficio neto -dice a través del teléfono desde Washington, donde trabaja como explorador residente de National Geographic, Enric Salas, primer autor del estudio-. Nos preguntábamos cuáles eran los beneficios económicos de pescar en alta mar y no había respuesta. No se podía analizar porque los gobiernos son bastante poco transparentes con la pesca de sus flotas a larga distancia. Fue la tecnología satelital la que cambió el juego».

2701133h800

Según este análisis, un 54 por ciento de la industria pesquera «a distancia» no sería rentable sin los sustanciales subsidios con que algunos gobiernos mantienen sus flotas y a la falta de regulación laboral que les permite aprovechar «trabajo esclavo», en condiciones lamentables, lo que convierte a estos barcos en competencia desleal para los que pescan en aguas jurisdiccionales.

Las zonas de alta mar son las que se encuentran fuera de las jurisdicciones nacionales. Representan el 64% de la superficie del océano y están dominadas por una pequeña cantidad de países pesqueros que aprovechan la mayor parte de sus beneficios.

«Su impacto ambiental está bien estudiado -dice Salas-. Los indicadores de su delicada situación son innumerables. Por ejemplo, se sabe que, debido a la pesca industrial, los grandes depredadores, como tiburones o atunes, disminuyeron un 90% en el último siglo. En la Argentina, la pesquería de merluza negra, que se obtiene al borde de la plataforma continental, está agotada».

El daño de esta práctica descontrolada y desregulada es enorme. «El calamar es una de las columnas vertebrales del Atlántico Sur, conforma el 50% de la dieta de la merluza y también es alimento de delfines, cachalotes y aves marinas -cuenta Schvartzman, que no participó en el trabajo-. Pero el problema va más allá de la captura pesquera. Estos barcos, en muchos casos en muy mal estado, están permanentemente contaminando, tirando petróleo y basura».

Utilizando sistemas de identificación automática y sistemas de seguimiento de buques, los investigadores pudieron rastrear el comportamiento, la actividad pesquera y otras características de 3.620 buques casi en tiempo real. Combinando esta información con los datos mundiales de pesca, el equipo pudo precisar el trabajo realizado, la cantidad de pescado obtenido y las ganancias generadas.

2701149w740

«Aunque una parte de la pesca de altura es rentable, la del calamar y la de arrastre de profundidad no tendrían sentido sin los subsidios. Los gobiernos invierten enormes cantidades del dinero de los contribuyentes en una industria destructiva», destaca Salas, fundador y director del proyecto Pristine Seas (Mares prístinos).

Según explica Schvartzman, donde termina la plataforma continental hay una abrupta caída de la profundidad del mar. Allí, la variación de temperaturas y corrientes marinas hace que se produzca una gran afloración de biodiversidad. «El Atlántico sudoccidental es una de las zonas más ricas del planeta -subraya-. Se calcula que el 90% de la riqueza marítima se encuentra cerca de las costas, por eso los barcos se aglomeran justo en la milla 201. Ahí es donde se encuentra lo que más buscan, que es el calamar. Las industrias locales no pueden competir contra estos buques. De alguna forma, se termina subsidiando la pesca de otros países».

Cuenta Salas que decidió abandonar su puesto como profesor en la Universidad de California en San Diego, donde estudiaba los impactos humanos en el mar, porque se dio cuenta de que estaba escribiendo «el obituario de la vida marina». «Era como el médico que le describe a la paciente cómo va a morir, pero sin ofrecerle ninguna cura», comenta. Lanzado a dedicarse a la conservación a tiempo completo, el científico eligió abocarse a la protección de lugares tan remotos que no va nadie, los más salvajes del océano.

«Hay que salvarlos antes de que sea demasiado tarde», afirma. Desde entonces, combina exploración con investigación para inspirar a los líderes de los diferentes países e impulsarlos a la acción. «La pesca de arrastre es como cortar un bosque al ras, con redes enormes que destruyen todo a su paso –explica–. Ecológicamente es muy destructiva y económicamente no tiene sentido. Se invierten más de 4000 millones de dólares anuales para subsidiar una actividad que no sería rentable. Estamos ayudando a empresas con el dinero del contribuyente. Es un escándalo».

Argentina lucha para proteger la mina de oro de sus recursos pesqueros

Posted on Actualizado enn

Argentina lucha para proteger la mina de oro de sus recursos pesqueros

El buque español capturado hace cinco días por faenar en aguas argentinas es el último caso de pesca ilegal

 

Argentina pierde cada año sumas millonarias por la pesca ilegal y no regulada en el Atlántico Sur. Cientos de embarcaciones pesqueras faenan pocos metros más allá de las 200 millas de su costa, donde termina la zona económica exclusiva de pesca del país austral y empiezan aguas internacionales. Rastrean los cardúmenes de peces con dispositivos electrónicos y a veces penetran ilegalmente en aguas argentinas durante la persecución, aún a riesgo de ser descubiertas. El último atrapado in fraganti fue el pesquero español Playa Pesmar Uno. Lo detuvieron el pasado domingo por haber lanzado sus redes 400 metros dentro del límite argentino y permanecerá inmovilizado hasta pagar la sanción, que puede ser de hasta diez millones de pesos (40.000 euros).

1518200461_445303_1518201292_noticia_normal_recorte1

Hace un año, un buque chino corrió peor suerte: fue hundido a tiros tras reiteradas advertencias de un guardacostas al que intentó embestir. Otras dos embarcaciones que también estaban en aguas argentinas lograron escapar. «No ocurre frecuentemente, pero son incidentes que se registran todos los años», admite Favio Cambareri, administrador del puerto patagónico de Comodoro Rivadavia, donde está varado el Playa Pesmar Uno y sus 34 tripulantes. El barco, de 63 metros de eslora, tenía en sus bodegas 320 toneladas de merluza, abadejo, pota y raya. En su defensa, la armadora española asegura que traspasaron la frontera «por error», debido a una desviación en uno de sus tres GPS.

Fuerzas de seguridad policiales y militares vigilan por cielo y mar que no haya pesca ilegal dentro de los límites argentinos, pero los recursos son insuficientes. Son más de 5.000 kilómetros de litoral. «Tenemos seis guardacostas grandes, de 60 metros, y cuatro aviones», detalla el titular de la Prefectura Naval Argentina de Comodoro Rivadavia, Humberto Huanau. «Nuestra función es básicamente preventiva», señala.

La Armada también colabora con esta fuerza policial y la misión del submarino ARA San Juan desaparecido incluía el control de la pesca ilegal. En esta época del año los esfuerzos se centran en el área donde fue apresado el arrastrero español. Alrededor de 400 barcos, en su mayoría asiáticos, se reúnen allí en busca de pota (Illex argentinus), un cefalópodo parecido al calamar. Por las noches, asemejan una ciudad flotante. Cada luz es una embarcación que atrae con potentes focos a sus presas y tiende líneas de anzuelos múltiples, que suben y bajan para pescarlas.

 

1518200461_445303_1518203746_sumario_normal_recorte1

Los barcos que faenan en lo que se conoce como milla 201, es decir, en aguas internacionales pero al límite con las argentinas, son cada vez más. «En el año 2001 había unos 150. En los últimos años han llegado a operar hasta 600. Hay cada vez más barcos y menos pesca», dice Milko Schvarztman, especialista en conservación marina y excoordinador de Océanos de Greenpeace. «El calamar, junto al plancton, es una de las columnas vertebrales del Atlántico Sur. Más del 50% de la dieta de la merluza es calamar y también es alimento de delfines, cachalotes y aves marinas. La pesca sobre esta especie tiene un impacto sobre toda la cadena alimentaria», denuncia.
Aunque el ecosistema marino argentino sufre las consecuencias de la depredación de recursos, el Gobierno no puede actuar en aguas internacionales. Pescar allí es legal, incluso si gran parte de la flota presente incumple normativas ambientales, laborales ni sanitarias. «El problema va más allá de la captura pesquera. Están permanentemente contaminando, tirando petróleo y basura», advierte Schvarztman.
La situación se repite en todo el mundo, pero en el Atlántico Sur están dadas las condiciones para la tormenta perfecta. Hay una disputa entre Argentina y Reino Unido por la soberanía de las islas Malvinas que impide la existencia de un organismo de supervisión común, como el que opera en otras áreas marítimas. Y los grandes buques pesqueros pueden cargar y descargar a muy bajo coste en Montevideo, que es un puerto franco.
Desde el Ministerio de Agroindustria se negaron a responder a las consultas de este diario sobre el impacto de la pesca ilegal y no regulada. Argentina ingresó el año pasado 1.959 millones de dólares por la exportación de pescado y marisco elaborado y sin elaborar, pero el valor de la pesca realizada más allá de la milla 200 ronda los mil millones, según estimaciones de los especialistas. Cuatro países concentran más del 70% de las capturas en la zona: China, Corea del Sur, Taiwán y España.
Darío Sócrates, gerente del Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas (CEPA), destaca que la pesca ilegal «es un problema de larga data que el Gobierno argentino, con altibajos, intenta controlar». Según Sócrates, los mayores problemas se originan con la pesca de pota, donde «existe mucha flota extranjera concentrada en el límite de la zona exclusiva», y con la de merluza de cola y merluza negra, que «se pescan muy al sur, a gran profundidad, y se sabe que existen incursiones ilegales de distintos países».
En Argentina operan 1.020 barcos pesqueros con licencia, según los últimos datos oficiales. Pero la mayoría pesca a menos de cien millas de la costa porque no les resulta rentable ir hasta aguas internacionales ni siquiera en temporada alta de pesca de cefalópodos. Las empresas argentinas deben someterse a las normativas laborales nacionales, muchísimo más estrictas que las de los países asiáticos, tienen prohibido el transbordo en alta mar y no reciben subsidios a la pesca, entre otras desventajas competitivas, como el tipo de cambio.
La Organización Mundial de Comercio estuvo a punto de prohibir los subsidios que favorecen la pesca ilegal en su última cumbre, celebrada en Buenos Aires, pero el acuerdo se cayó a última hora y se aplazó hasta 2019.
«La pesca en Argentina tiene muchos problemas, pero comparado con los de la pesca en la milla 201 son mínimos», dice Schvartzman. Después de la sobreexplotación pesquera de los 90, que provocó una caída de las capturas, se impusieron cuotas, mayores controles y la actividad se ha recuperado.
El retroceso de la merluza se ha visto paliado en los últimos años por capturas récord de langostino, una especie de mayor valor comercial, señala Fernando Rivera, presidente de la Cámara de industrias Pesqueras de Argentina.
Sólo el 10% de lo que los argentinos capturan en el Atlántico Sur va a sus mesas. Comen 7,2 kilos de pescado per cápita en todo un año, mientras que en carne vacuna superan los 57 kilos anuales. Pero empujado por el crustáceo, este país con fama mundial por su carne roja vive una situación anómala: las exportaciones de pescados y mariscos superan desde hace tres años a las de carne y sus preparados: 1.959 millones de dólares frente a 1.934 en 2017. Una mina de oro que vale la pena proteger.

COMUNICADO DE PRENSA Conseguirá la OMC devolver la pesca mundial a la sostenibilidad?

Posted on Actualizado enn

Sin título

COMUNICADO DE PRENSA

Conseguirá la OMC devolver la pesca mundial a la sostenibilidad?

Los Ministros de Comercio tendrán la última palabra en la Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio la semana que viene en Buenos Aires (10- 13 de diciembre de 2017).

PARA CIRCULACIÓN INMEDIATA – Ginebra/Buenos Aires, 5 de diciembre de 2017.

La OMC lleva desde 1999 negociando prohibir los subsidios que inducen a la sobrepesca, la sobrecapacidad pesquera y la pesca ilegal (IUU1), pero las expectativas para alcanzar un acuerdo internacional vinculante nunca han estado tan altas como este año.

Si se alcanzase, el acuerdo lanzaría una señal esperanzadora para la puesta en práctica del Objetivo de Desarrollo Sostenible 14 para Océanos, cuyo uno de los mandatos es, de aquí a 2020, prohibir “los subsidios pesqueros que contribuyen a la sobrecapacidad y la pesca excesiva, […] y a la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada”. 2

“La mayoría de los subsidios pesqueros inducen directamente a la sobrecapacidad pesquera y la pesca más allá de cualquier sentido económico o ecológico. Si seguimos proveyendo estos incentivos financieros, todos nuestros esfuerzos para devolver la pesca mundial a la sostenibilidad no habrán servido de nada”, declara Claire Nouvian, Fundadora de la ONG de conservación marina Parisina BLOOM. “Si los gobiernos quieren apostar por la viabilidad de su sector pesquero y de las comunidades de pescadores de pequeña escala, tienen que abordar ya este tema de los subsidios”. Nouvian se refiere al hecho de que el 84% de estos subsidios se destinan a la pesca de gran escala, perjudicando el acceso al recurso y la subsistencia de los pescadores artesanales.3 Según un estudio de la Universidad de British Columbia, China, Japón, la Unión Europea, Estados Unidos y Rusia son los que más gastan en subsidios pesqueros.

s9m

El tema de los subsidios a la pesca nocivos volvió a avanzar notablemente4 cuando, en septiembre de 2015, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) fueron adoptados en la ONU y todos los Jefes de Estado y de Gobierno acordaron que la OMC debía eliminarlos de aquí a 2020.

Los países y grupos de países que han tomado el liderazgo han sido Nueva Zelanda, la Unión Europea, y grupo de seis países Latinoamericanos (Argentina, Colombia, Costa Rica, Panamá, Perú y Uruguay). El grupo de países Africanos, del Caribe y del Pacífico (ACP) y los países menos desarrollados (LDCs) también están a favor de un acuerdo, con la condición de que un tratamiento especial y diferencial les sea aplicado debido a sus necesidades.

Estas últimas semanas, los negociadores de la WTO en Ginebra han indicado que nunca se ha estado tan cerca de un acuerdo. Todo dependerá en Buenos Aires de la voluntad política de tan sólo unos países, principalmente Asiáticos.

“Es crucial que se alcance un acuerdo en Buenos Aires porque la regulación de la OMC tiene carácter vinculante”, declara Rémi Parmentier del Varda Group, asesor político de BLOOM. “Hemos escuchado ya repetidas veces que la financiación pública que induce a prácticas insostenibles y destructivas de pesca debería cortarse, pero francamente, como los Ministros de Comercio no lleguen a un acuerdo en Buenos Aires empezarán a perder credibilidad. Ahora es el momento, después de tantos años de palabras, de pasar a la acción.”

Los temas que dominarán los debates de la Conferencia Ministerial incluyen el marco de las prohibiciones, y cómo y cuándo éstas se aplicarían a los países en vías de desarrollo. Algunos países buscan restringir la decisión a los subsidios que inducen la pesca ilegal, no regulada y no reglamentada (IUU), a pesar de que no cumpla enteramente con el mandato del ODS 14 para el océano.

En el caso de que finalmente se rebajen demasiado las expectativas, los países que abogan por una definición de prohibición robusta deberán calibrar si un acuerdo plurilateral y ambicioso fuese necesario, adicional o sustitutivo de un acuerdo multilateral débil.

1 IUU en sus siglas en inglés: pesca ilegal, no declarada y no reglamentada.
2 ODS 14.6: De aquí a 2020, prohibir ciertas formas de subvenciones a la pesca que contribuyen a la sobrecapacidad y la pesca excesiva, eliminar las subvenciones que contribuyen a la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada y abstenerse de introducir nuevas subvenciones de esa índole, reconociendo que la negociación sobre las subvenciones a la pesca en el marco de la Organización Mundial del Comercio debe incluir un trato especial y diferenciado, apropiado y efectivo para lospaíses en desarrollo y los países menos adelantados.
3 Schuhbauer et al. (2017) How subsidies affect the economic viability of small-scale fisheries. Marine Policy 82: 114-121.
4 Ver The Low Hanging Fish, por BLOOM y The Varda Group, sept de 2017: goo.gl/RzqiwZ
desarrollados (LDCs) también están a favor de un acuerdo, con la condición de que un tratamiento especial y diferencial les sea aplicado debido a sus necesidades.

FIN DEL COMUNICADO ###

Contacto para medios:

Ines de Agueda ines@vardagroup.org +34 667 019 475 En franja horaria de Buenos Aires del 6 al 16 de diciembre
Milko Schvartzman +54 (9) 11 3348 6489

Disponibles para entrevistas – presenciales o virtuales en español, inglés y francés:

Claire Nouvian, Fundadora y Presidenta de BLOOM
Rémi Parmentier, Director de The Varda Group y asesor político de BLOOM
Dr. Rashid Sumaila, Economista en pesquerías, Universidad de British Columbia (Canadá)
Milko Schvartzman, especialista argentino en conservación marina y asesor de BLOOM

Se ofrece también la posibilidad de facilitar entrevistas con el Enviado Especial para el Océano del Secretario General de la ONU, el Embajador Peter Thomson.

Sesión de información para medios en Buenos Aires

Se ofrecerá una breve sesión de información sobre la evolución de las negociaciones el jueves 12 de diciembre, 12:30, Sala 405, CCK Center (Centro de ONGs de la Conferencia).
Los portavoces de BLOOM y Varda de la campaña “The Low Hanging Fish” intervendrán además en varios eventos, y pueden bajo demanda ofrecer su pronóstico sobre las negociaciones.

Notas para el editor:

Sobre BLOOM – Una organización sin ánimo de lucro creada en 2005 que trabaja para la protección del medio ambiente y las especies marinas frente a su destrucción innecesaria, y para el aumento de los beneficios sociales del sector pesquero. Más información en: http://www.bloomassociation.org/en

Sobre el Varda Group – Una consultoría internacional creada en 2003 que ofrece servicios de asesoramiento estratégico, de campaña y de coordinación en temas internacionales relacionados con el medio ambiente y el desarrollo sostenible. Más información en: http://www.vardagroup.org

s94

El submarino ARA San Juan y la pesca furtiva en el Atlántico Sur.

Posted on Actualizado enn

El submarino ARA San Juan y la pesca furtiva en el Atlántico Sur.

El deber de proteger la Zona Económica Exclusiva del Mar Argentino de la pesca Ilegal, No Declarada y No Reglamentada (IUU), requiere que el Estado mantenga desplegadas fuerzas de control de manera permanente, lo que significa un costo millonario y, más importante, que cientos de tripulantes arriesguen su vida.

 

200millas6
Vista aérea de pesqueros de calamar al borde del Mar Argentino.

En 2016 hubo dos persecuciones a cañonazos a pesqueros chinos que faenaban ilegalmente en el Mar Argentino, en uno de los casos, una de las embarcaciones intentó embestir a la nave de la Prefectura Naval. El incidente concluyó con el potero chino hundido.

Entendamos ésto: un barco que cometía un ilícito dentro del Mar Argentino, al cual el Estado de bandera, o sea el Gobierno de China, le subsidia el combustible, intentó colisionar a un barco de las fuerzas de seguridad de la Argentina.

Una colisión en alta mar puede provocar hasta el hundimiento de una o ambas embarcaciones, incendios, heridos y hasta víctimas fatales.

En otro contexto y si hubiera sido dentro de la ZEE de otro país, la situación hubiera escalado a niveles en los que no se descartarían las posibilidades de un enfrentamiento bélico.

Este incidente es una descarnada muestra de que el problema de la pesca furtiva va mucho mas allá del control que pueda ejercer el Estado dentro de su ZEE, sinó que es un problema diplomático del más alto nivel, el cuál requiere una actuación acorde de parte del Gobierno Argentino, tal es así que esta situación volverá a ocurrir irremediablemente, porque el Gobierno de China sigue subsidiando a su flota pesquera y enviándolos a extraer ilícitamente (robar) los recursos del Mar Argentino.

Los estados.

No hay que olvidar que la flota que depreda el Atlántico Sur está compuesta casi exclusivamente por barcos de 4 países, éstos son: Corea del Sur, Taiwán, China y España. Todos ellos subsidiados por su Estado de bandera, o sea, son los Estados, con recursos de los Estados los que realizan la pesca pirata, si, Pirata.

Además de los subsidios que reciben estas empresas, las mismas emplean mano de obra esclava, proveniente de Africa, Indonesia o Filipinas, son regulares los crímenes y la violación a los Derechos Humanos a bordo.

Si bien es un poco tarde, es hora que desde la Cancillería Argentina, se comience a trabajar para cambiar esta situación, porque al ritmo que lleva de aumento la flota furtiva, en cinco años serán mil barcos peleando por el úlimo calamar del Atlántico Sur.

Hoja de ruta para funcionarios distraídos.

Para comenzar, es fundamental que en la Cumbre Ministerial de la OMC el próximo diciembre en Buenos Aires, se logre que para 2020 se prohíban los subsidios a la pesca industrial, está en la Agenda, y es uno de los Objetivos para el Desarrollo Sostenible de la ONU, junto al fin de la pesca IUU.

Por otro lado, es necesario de manera urgente el inicio de un planteo firme a los Estados involucrados, los que subsidian su flota y la envían al Atlántico Sur, y los que brindan apoyo logístico.

Plantear el problema de la pesca en aguas internacionales y buscar una solución definitiva ante la ONU.

flota furtiva

Algunos datos:

-Mas de 400 barcos operan en el pico de emporada al borde de la milla 200.
-La bandera: China, Corea del Sur, Taiwán y España.
-Los impactos en el ambiente: Sobrepesca, captura incidental y contaminación.
-Impactos económicos: Casi mil millones de dólares anuales en captura de diversas especies, principalmente calamar (Illex argentinus).
-Los subsidios a la pesca le cuestan a la economía mundial mas de 23 mil millones de dólares.
-Solo 10 países capturan el 71 % de la pesca en alta mar.
-El 90 % de los caladeros del mundo se encuentran colapsados, sobreexplotados, o al límite de la explotación.
-El océano sólo puede soportar la mitad de los barcos pesqueros que operan actualmente.

Milko Schvartzman
Especialista en Conservación Marina

0010538914

 

 

 

El barco chino capturado en las Galápagos y la complicidad de Ecuador.

Posted on Actualizado enn

El barco chino capturado en las Galápagos y la complicidad del Ecuador.

La responsabilidad de los Estados en la depredación pesquera.

La captura de un barco chino conteniendo especies amenazadas de tiburón, atravesando la reserva marítima de las Islas Galápagos, fue la noticia ambiental de la semana en todo el mundo[1].

Conservacionistas y hasta el Ministro de Ambiente de Ecuador pusieron el grito en el cielo, sin embargo no ha habido una mirada profunda a la razón detrás de la impunidad en la depredación pesquera al borde de la ZEE de los países de la región, y del ecosistema de las Galápagos.

La detención fortuita del The Fu Yuan Yu Leng 999, sólo uno, de cientos de barcos que depredan el Pacífico a metros de la ZEE de Ecuador, Chile y Perú, no sólo afectando las aguas internacionales, sinó también todo el ecosistema marino y las economías de la región, es sólo la punta del iceberg.

Captura-de-barco-chino-740x512Imagen: Armada de Ecuador.

Los pesqueros chinos son reconocidos como los mayores depredadores de los océanos del Planeta [2], emplean mano de obra esclava, no cumplen con normas ambientales, sanitarias, ni de seguridad a la navegación, y su propio gobierno les subsidia el combustible para que se acerquen a las costas de Latinoamérica, Africa y Asia a depredar sus caladeros.

Lamentablemente los barcos chinos que ilegalmente ingresan en las aguas de los países en desarrollo para pillar sus recursos, muchas veces son autorizados por algunos estados a pescar ‘legalmente’ o a ‘blanquear’ su captura resultado de las peores prácticas pesqueras conocidas. Tal es el caso de los puertos del Ecuador, en donde pesqueros y ‘reefers’ realizan descargas de pesca sospechada de IUU (Ilegal, No Reportada y No declarada)[3].

La República del Ecuador es miembro de la Organización Regional de Pesca del Pacífico Sur[4] , este organismo multilateral compuesto por quince estados miembros que tiene auto-asignado el ‘manejo’ de la pesquería de determinadas especies en aguas internacionales del Pacífico Sur, autoriza qué barcos pueden operar.

Desde el aspecto de la sostenibilidad, las ORPs no han podido demostrar su efectividad[5].

BodegasImagen: Parque Nacional Galápagos.

Muchos de los barcos autorizados a faenar en el Pacífico Sur por esta organización, son barcos que mas allá de no cumplir con mínimos estándares laborales, sanitarios, de seguridad a la navegación, y mucho menos de sostenibilidad ambiental, son frecuentemente detectados y sancionados realizando actividades de pesca ilegal y violación de la soberanía de otros estados, sin embargo la ORPPS los sigue autorizando a depredar los recursos que son bien común de la humanidad.

Tal es así que el barco carguero capturado por la Armada de Ecuador el pasado 13 de agosto dentro de aguas del Santuario Marino de las Galápagos, en 2016 habría recibido el transbordo pesquero de uno de los barcos autorizados por la SPRFMO a pescar en el Pacífico Sur: el Lu Huang Yuan Yu 106.

El Lu Huan Yuan Yu 106 pesca también en el Atlántico Sur, al borde de la ZEE de Argentina, junto a una flota de mas de 400 barcos de pesca INDNR (Ilegal, No Reportada, No Declarada), muchos de los cuales tienen autorización de la ORP del Pacífico Sur, por lo que durante una parte del año realizan pesca ‘legal’ con tripulación esclava, sin mínimos requerimientos sanitarios ni de seguridad, y subsidiados por el estado de sus armadores, y la otra parte del año dan la vuelta al Estrecho de Magallanes y realizan el mismo tipo de pesca insostenible en el Atlántico Sur, muchas veces ingresando ilegalmente a la ZEE de los Estados de la región:

Entre otros, podemos citar el caso del pesquero chino Hua Li 8, que luego de pescar ilegalmente dentro del Mar Argentino, fue el protagonista de una persecución cinematográfica, que incluyó disparos de cañón, y la participación de dos navíos de guerra y un helicóptero argentinos, y un navío de guerra y avión uruguayos. Fue capturado luego en Indonesia, por un pedido de Interpol.

El fugitivo Hua Li 8 pescaba ‘legalmente’ autorizado por la ORP del Pacífico Sur.

Lamentablemente la ORP del Pacífico Sur no tiene ningún resguardo en cuanto al prontuario de los barcos a los que autoriza a pescar en alta mar, una región que es un bien común de toda la humanidad.

Si alguien quisiera realmente descubrir pesqueros que depreden el mar, sólo tiene que buscar en la lista autorizada por la ORP del Pacífico Sur.

Pacifico SEImagen: Skytruth-GFW.

Es ilegal realizar transbordo pesquero de en alta mar?

No existe una prohibición para esta actividad en alta mar, pero sí existen recomendaciones de no realizarla, y no quedan dudas de que es una actividad que encubre pesca IUU, y baja los costos a los grandes armadores de pesca distante, esto es aquellos países que envían sus flotas al otro lado del planeta, como China, Corea del Sur, Taiwán y la Unión Europea.

Ya existen innumerables pedidos de que esta práctica sea prohibida, incluso por científicos[6]

El transbordo en alta mar, no solo encubre una actividad dañina ambiental, sino que es parte de la trata de personas, destruye la mano de obra local en los países costeros debido a que no se descarga en puerto, y genera distorsiones en el mercado haciendo imposible la competencia de la pesca con ciertas regulaciones mínimas.

 

[1] Ecuador detains Chinese boat with endangered sharks
http://www.bbc.com/news/world-latin-america-40944886

[2] China’s Appetite Pushes Fisheries to the Brink

[3] The Global View of Transshipment

http://blog.globalfishingwatch.org/2017/08/transshipment-report-refined/

[4] https://www.sprfmo.int

[5] Failing the high seas: A global evaluation of regional fisheries management organizations

Haz clic para acceder a cullissuzukipauly_marinepolicy2010.pdf

[6] Banning transshipment at-sea necessary to curb illegal fishing, researchers conclude

https://www.sciencedaily.com/releases/2017/04/170418094240.htm

El Atlántico Sur, entre las regiones de mayor pesca ilegal del Planeta.

Posted on Actualizado enn

El Atlántico Sur, entre las regiones de mayor pesca ilegal del Planeta.

Un nuevo reporte basado en información satelital destaca al Atlántico Sur como una de las regiones de mayor pesca ilegal del Planeta.

El Puerto de Montevideo se revela como el segundo a nivel global de descargas de pesca no declarada.

El sitio de Observación de la Pesca Global (GFW por sus siglas en inglés) acaba de presentar el reporte sobre los casos de transbordos pesqueros en alta mar, o transshipping, como se denomina en la jerga pesquera. Esta maniobra es utilizada para encubrir la pesca no regulada y abusos a los derechos humanos.

El estudio revela las regiones en que es más frecuente, los puertos y los estados involucrados.

Qué es el transbordo en alta mar?

Los barcos pesqueros involucrados en actividades ilícitas, para evitar controles portuarios y permanecer mayor tiempo en alta mar, utilizan el método de descarga, reabastecimiento y cambio de tripulaciones, mediante el amarre a otro barco con capacidad de carga y bodega refrigerada, los llamados ‘reefers’.

Los ‘reefers’, en su mayoría, se encuentran registrados bajo ‘bandera de conveniencia’: utilizan el pabellón de un tercer estado que carece de regulaciones jurídicas ante delitos en alta mar.

Esta maniobra además de permitirles permanecer un año o mas sin regresar a puerto, imposibilita conocer el origen de la captura y sus impactos ambientales, realizar controles sanitarios, laborales, o de seguridad a la navegación, y es común en embarcaciones involucradas en pesca ilegal, narcotráfico y tráfico de personas.

Se estima que la pesca Ilegal, No Declarada y No Regulada (INDNR) tiene un costo anual de entre 9 y 22 mil millones de dólares, afectando no solamente las finanzas, sino también la conservación de los océanos y la fuente de subsistencia de unos 500 millones de personas en comunidades pesqueras que dependen de la pesca como sustento y fuente de alimento.

El Atlántico Sur entre las zonas ‘mas calientes’.

De acuerdo a los datos analizados, el borde de la Zona Económica Exclusiva del Mar Argentino, a unos 360 kms del continente, es una de las cuatro regiones con mayor cantidad de transbordos en alta mar.

La nueva investigación suma gravedad a la ya conocida situación de depredación de los recursos naturales en el Atlántico Sur, donde se estima una flota de mas de 400 barcos extranjeros involucrados en pesca INDNR.

De acuerdo al análisis individual de cada barco, los estados predominantes en el Atlántico Sur son China, Taiwán, Corea del Sur y España.

screen-shot-2017-02-21-at-25514-pm

Dónde descargan los ‘reefers’.

En el reciente estudio de GFW, se destaca la región, no solo por la alta frecuencia de transbordos, sino porque el Puerto de Montevideo, en Uruguay, es el segundo, a nivel global, más frecuentado por los ‘reefers’ de pesca INDNR.

oceana_top_ports_visited_by_reefers

No es la primera vez que se identifica a Uruguay como eslabón clave de la pesca ilegal en el Atlántico Sur. Muchas de las embarcaciones que han cometido delitos en otras regiones del planeta utilizan el puerto sobre el Río de la Plata como base logística, como ser el caso de los buques Oyang 75 y Oyang 77, embargados por la justicia de Nueva Zelanda por sobrepesca y abusos bordo, o el caso del Hua Li 8 que luego de una persecución cinematográfica por pescar ilegalmente en la ZEE Argentina, se refugió en el Mar Territorial de Uruguay.

Piratas in fraganti.

Argentina_WV2_30NOV2016_d.jpg

Entre los casos de transbordo analizados por GFW se publica la imagen de un ‘reefer’ operando fuera de la costa de Argentina. Mediante una fotografía satelital se observa al Hai Feng 648 recibiendo la captura pesquera de un barco no identificado, el 30 de noviembre de 2016.

El l 8 de diciembre de 2016, el Hai Feng 648 estuvo descargando en el Puerto de Montevideo.

Un conflicto mas grave que el de las Pasteras sobre el Río Uruguay.

Uruguay exporta pescado capturado a la altura de Comodoro Rivadavia, o las Islas Malvinas, como ‘Made in Uruguay’, siendo que las imágenes satelitales que muestran a los pesqueros y los ‘reefers’ que se trasladan ida y vuelta desde el caladero, al Puerto de Montevideo, demuestran su origen en aguas internacionales, no reguladas, o dentro mismo del Mar Argentino, por barcos que han participado en persecuciones con la Armada Argentina.

La casi totalidad de las operaciones que utilizan como base logística a la República Oriental del Uruguay, implican a barcos sentenciados ya sea por sobrepesca, pesca ilegal en mar jurisdiccional de otros estados, violaciones de los Derechos Humanos, trata de personas, y hasta narcotráfico.

Debido a la falta de datos sobre lo que se descarga en Montevideo, y el esfuerzo pesquero que sobre el ecosistema marino del Atlántico Sur, es imposible tener datos certeros sobre el estado de los recursos, y su impacto social y económico en la región. 

Porqué en el Atlántico Sur.

El Atlántico Sudoccidental es una de las regiones con mayor riqueza y biodiversidad marina del Planeta, debido a diversas condiciones naturales, como ser la concurrencia de la corriente cálida de Brasil, y la fría de Malvinas, la vasta extensión de la Plataforma Continental y su abrupta ladera a mayores profundidades.

Se estima que por el tamaño de la flota, la misma captura el equivalente a mil millones de dólares al año, sólo de calamar.

La FAO-ONU estima que el 90% de los caladeros del mundo se encuentran colapsados, al borde del colapso, o plenamente explotados. Especialmente se encuentran agotados los mares del Hemisferio Norte, por lo que flotas con subsidios estatales de Europa y Asia, son enviadas a explotar los caladeros de países en desarrollo, en Africa, Oceanía y América del Sur.

La supervivencia de muchas especies marinas, como pingüinos, albatros, elefantes marinos, delfines, ballenas, y peces se ve seriamente amenazada por la sobrepesca en el Atlántico Sur, más aún cuando las especies blanco son fundamentales en la cadena alimentaria.

En qué consiste el estudio de GFW

El estudio de GFW refleja el resultado del seguimiento satelital de miles de los mayores barcos pesqueros del mundo desde 2012 hasta 2016.

Para determinar si se ha realizado transbordo en altamar se analizan los casos en los que un barco de carga refrigerado o ‘reefer’ y un barco pesquero se mantienen a una distancia menor a 500 metros durante un mínimo de tres horas y a una distancia de mas de 20 millas náuticas de la costa. De los 86 mil casos analizados, se detectaron mas de 5 mil eventos que cumplen con estas características.

Una eficaz herramienta para conservar el mar.

GFW es una plataforma online fundada por Google, Oceana, y SkyTruth, que ofrece al público acceso satelital gratuito a los movimientos de gran parte de las embarcaciones pesqueras de todo el planeta, por lo que cualquier ciudadano con una conexión a internet puede investigar y detectar actividades sospechosas, y denunciarlas.

La identificación satelital permite determinar el nombre, bandera y derrota de muchas de las embarcaciones pesqueras que operan en el mundo. Con estos datos es posible rastrear otras características e historial de la embarcación.

Referencias:

Reporte de GFW:
http://blog.globalfishingwatch.org/2017/02/the-first-ever-global-view-of-transshipment-in-commercial-fishing/

‘El negocio de la pesca ilegal. Montevideo, una parada de piratas.’
http://www.elpais.com.uy/que-pasa/montevideo-parada-piratas-pesca-ilegal.html

Ecuador logró en un año lo que Argentina no hizo en veinte

Posted on Actualizado enn

Ecuador logró en un año lo que Argentina no hizo en veinte

No es un problema de difícil solución, lo que no hay es intenciones en solucionarlo.

Publicado por Clarin.com
19/12/2022 23:39
https://www.clarin.com/opinion/ecuador-logro-ano-argentina-hizo-veinte_0_nROZxhgYO2.html

Ya comenzó la temporada de pesca de los primeros poteros chinos, el tipo de embarcación que se utiliza para la captura del calamar, mientras que la flota de Argentina recién la iniciará un mes y medio más tarde. La presencia pesquera extranjera en el Atlántico Sur es un símbolo de la depredación planetaria. La concentración de barcos que realizan pesca ilegal, no declarada y/o no reglamentada (INDNR) llegará a los 550 para febrero próximo.

No es un problema de difícil solución, lo que no hay es intenciones de solucionarlo, como lo demuestran los logros que obtuvieron los países del Pacífico Sur en tan solo un año.

La flota china comenzó a pescar calamar masivamente en el Pacífico frente a la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de las Islas Galápagos (Ecuador) en 2017. Pero a partir de 2021 la flota oriental mantiene una franja de distancia de 50 millas náuticas. Recientemente, el propio Ministerio de Relaciones Exteriores y la Armada de Ecuador reconocieron que hubo negociaciones ante el Gobierno de China. Aunque Pekín no lo haya admitido la prueba está en el agua, su flota se mantiene alejada de la milla 200 de Ecuador.

La pesca ilegal opera sin ningún tipo de monitoreo y regulación desde el punto de vista biológico, laboral, sanitario ni de seguridad y, además, genera impactos negativos ambientales, sociales y económicos incalculables. Estas embarcaciones capturan calamar y otras especies comerciales como merluza común, de cola, negra y abadejo; al tiempo que depredan fauna marina protegida como tiburones, rayas, delfines y elefantes marinos.

También arrojan toneladas de residuos al mar incluyendo redes de pesca abandonadas, que siguen causando estragos a la vida marina por décadas. Para poder operar tan lejos de sus costas y ser rentables, estas empresas son subsidiadas por sus estados de bandera y utilizan mano de obra semi esclava, que proviene mayormente de Indonesia, Filipinas y países de África.

De manera que la pesca legal que realizan los estados costeros compite en desventaja, porque sus flotas deben cumplir con las normas ambientales, laborales y de seguridad, además de pagar impuestos. Un impacto severo a la economía y las fuentes de ingreso y alimento de millones de personas en los países de la región. Sólo en el Atlántico Sur, se estima que la captura extranjera supera los dos mil millones de dólares anuales.

La Argentina se encuentra altamente endeudada con China, pero Ecuador también; no existen justificaciones para la inacción ante el avasallamiento de su soberanía ambiental, económica, y geopolítica que lleva 20 años. No tenemos una política de estado definida y continua; el problema de la sobrepesca en el Atlántico Sur empeora y puede llevar al ecosistema a un colapso ambiental y social.

Cuando la naturaleza pase factura, las flotas ilegales se moverán a explotar otros sitios, pero el daño lo pagarán el ecosistema marino y los miles de puestos de trabajo perdidos en el sector. Las penas serán de nosotros y las vaquitas, acuáticas en este caso, son de China.

 Milko Schvartzman es especialista en conservación marina y seguimiento de la pesca ilegal. Miembro del Círculo de Políticas Ambientales – Argentina